Nuevas elecciones, nuevo despilfarro

La irresponsabilidad y la incapacidad de Pedro Sánchez ha provocado que los españoles tengamos que ir a las urnas el próximo 10 de noviembre, por cuarta vez en menos de cuatro años. Es decir, el gasto que habríamos tenido en condiciones normales en 16 años, lo vamos a tener ahora en tres años y once meses. Voy a tratar de explicar un poco por encima lo que esto supone…

Cada una de las dos elecciones generales del año 2019 va a rondar los 140 millones de €uros de gasto, mientras que las de 2015 y 2016 rebasaron escasamente los 130 millones. En resumen:

  1. En condiciones normales, habríamos tenido dos elecciones generales, unas a finales de 2015 y otras a finales de 2019, con un coste para los españoles de 270 millones de €uros.
  2. Gracias a Pedro Sánchez, hemos tenido además elecciones en 2016 y en abril de 2019, lo que van a suponer otros 270 millones adicionales, tirados literalmente a la basura…

Esos 270 millones son nada menos que 45.000 millones de las antiguas pesetas, para los que aún se sigan perdiendo con el €uro. ¿Alguien es capaz de imaginar la cantidad de colegios, hospitales, centros de salud, etc. que se podrían hacer con esa fortuna que vamos a tirar al desagüe por culpa del “doctor en plagios”?

Lo más indignante es que este individuo, en tan sólo cuatro años ha cometido todas las fechorías que se pueden cometer en su puesto:

  • Bloqueó la formación de gobierno en 2016, rompiendo una regla no escrita pero respetada durante décadas: dejar gobernar al partido más votado. Felipe González la respetó en 1996, cuando Aznar le ganó por tan sólo 15 escaños. Podría haber gobernado con IU y los nacionalistas, pero reconoció la victoria del PP y le cedió el derecho a formar gobierno.
  • Provocó con su bloqueo la repetición de las elecciones por primera vez en democracia, y que los de su propio partido le destituyeran, por postularse para gobernar junto a los secesionistas, comunistas bolivarianos y filoterroristas (por cierto, ¿dónde están ahora todos aquellos socialistas con “sentido de Estado” que le echaron a la p… calle?).
  • Abandonó el escaño y se juramentó vengarse de su partido, como así hizo poco después, con el apoyo de las bases. Tras ello, el desprecio que los barones y la baronesa Susana Díaz sentían por ese tipejo, se convirtió en un estrepitoso silencio…
  • Volvió a la carga sin ser ni siquiera diputado y desde su “nuevo” PSOE llevó a cabo la moción de censura contra Mariano Rajoy en 2018. La perpetró con el apoyo de todos aquellos con los que su partido le había prohibido pactar: secesionistas (ya convertidos en golpistas procesados), comunistas bolivarianos y filoterroristas.
  • Se convirtió así en el presidente más infame de la historia de la democracia española: el primero fruto de una moción de censura, el primero sin ser ni siquiera parlamentario, el presidente con la menor cantidad de escaños (52 menos que el PP, el partido claramente más votado), fruto de haber cosechado los peores resultados electorales de la historia del PSOE. Y lo más grave, conviene insistir: el primero en llegar al poder gracias al apoyo de comunistas bolivarianos, de bilduetarras y de golpistas procesados y pendientes de juicio.
  • A los pocos meses volvió a convocar las elecciones de abril 2019 ante su flagrante incompetencia para gestionar el desaguisado que él mismo había provocado.
  • Tras ganar esas elecciones, en apenas 5 meses ha vuelto a convocar elecciones, ante su incapacidad para formar gobierno.

Por cierto, dejo aquí un vídeo que pone de manifiesto la contradicción absoluta entre los argumentos que esgrimía desde la oposición y los que esgrime desde el gobierno… Como decía Groucho Marx : “estos son mis principios, y si no le gustan, no hay problema: tengo otros!”

https://www.abc.es/espana/abci-cuando-pedro-sanchez-tachaba-incapaz-rajoy-no-formar-gobierno-2016-201909181216_video.html

En resumen, cuando Sánchez mantenía el “no es no” a Rajoy, a continuación tenía el cinismo de culparle por no poder formar gobierno. Ahora, que el incapaz es él, los argumentos han cambiado: los culpables son todos menos él…

Que este individuo, que ha provocado la celebración anticipada de tres elecciones generales carece de la más mínima moral, es algo que ya se ha encargado él de demostrar sobradamente con sus fechorías (tesis plagiada, uso privado del Falcon, etc.), con sus mentiras constantes, con su uso partidario de todas las instituciones (RTVE, INE, financiación autonómica, etc.), con su falta de sentido de Estado… pero, ¿por qué el PSOE le consiente todas sus golfadas?? tic, tac, tic, tac…

Nadie sabe, nadie contesta…

Anuncios

Patria

Acabo de terminar de leer la famosa novela “Patria”, de Fernando Aramburu. En ella se funde la realidad con la ficción para hacer un repaso de la historia de la banda criminal ETA: ese atajo de Extorsionadores, Torturadores y Asesinos que delinquió durante más de 40 años amparándose en un fanatismo ideológico, el supremacismo vasco, que aún perdura…

Con un estilo narrativo peculiar, el autor nos introduce en la vida de un pequeño pueblo de Guipúzcoa, donde dos familias vecinas e íntimas amigas, acaban enfrentadas por culpa de la lacra terrorista.

A Bittori y a Miren les unía una gran amistad desde la juventud. La primera acaba casada con el Txato, un hombre trabajador que consigue con su esfuerzo crear una pequeña empresa de transportes. Miren se casó con Joxian, otro buen hombre, empleado en una fundición.

Los dos maridos comparten su afición por el ciclismo y por el mus. Salen juntos a pedalear cada domingo con el club ciclista al que pertenecen y juegan habitualmente a las cartas en el bar del pueblo, siempre como pareja.

Todo cambia cuando el Txato comienza a recibir cartas de la banda reclamándole el “impuesto revolucionario”. La primera vez decide pagar, pero la extorsión continúa, acompañada de pintadas amenazantes por las calles del pueblo. A partir de ahí, la cobardía, el fanatismo y el miedo, instalados entre los vecinos del pueblo, van arrinconando a la familia amenazada, rompiendo incluso la aparentemente sólida amistad de tantos años que unía a las dos familias…

Queda bien reflejada también la deplorable y vergonzante actitud de la iglesia católica vasca durante décadas: siempre mucho más comprensiva con los asesinos y sus familias, que compasiva con las víctimas…

No quiero hacer spoiler, así que ahí lo dejo. Me limito a recomendar la lectura de esta voluminosa novela, de más de 600 páginas, porque narra unos hechos muy tristes de la reciente Historia de España que no conviene olvidar, por mucho que la izquierda y sobre todo el gobierno socialista lo pretendan. El motivo: que el infame doctor Sáncheztein necesitó el apoyo de los proetarras para hacerse con el poder de aquella manera tan despreciable. La contrapartida a su apoyo en la moción de censura de 2018 consiste en blanquear a los que hasta 2011 se dedicaban a asesinar gente…

Esta izquierda sectaria y anacrónica, pretende borrar, o al menos endulzar, tras sólo 8 años desde el cese de los asesinatos, lo que durante décadas fue un suplicio para millones de españoles. Por contra, frente a esa interesada necesidad de “pasar página” en el tema etarra, el gobierno no para de sacar a relucir a Franco que lleva muerto 44 años o la Guerra Civil, que terminó hace 80! Pero bueno, no me quiero calentar con las incongruencias socialistas para no desviarme del tema…

La lectura de “Patria” ha traído a mi memoria mucho dolor. Desde las amenazas que recibió mi abuelo Francisco (guardia civil por entonces ya retirado) cuando yo era sólo un adolescente, a los compañeros de carrera en el CUNEF, que se incorporaban misteriosamente a mitad de curso. Tras todos ellos la misma triste realidad: eran hijos de empresarios vascos y sus familias huían a Madrid malvendiendo sus empresas y sus propiedades, para salvar la vida.

Esos casos reales que a lo largo de 5 años de carrera tuve la ocasión de conocer, fueron sólo la punta de un iceberg de casi 200.000 personas a las que el nazionalismo (con “Z”) vasco obligó a exiliarse durante décadas. De esa forma casi eliminaron el voto constitucionalista y consiguieron perpetuar su ideología supremacista por los siglos de los siglos…

Durante los años 80 y 90 fueron centenares los asesinatos cometidos en Madrid, muchos de ellos con “coche bomba”. En los “años de plomo”, cada semana había al menos una explosión. Cuando empezaba el lunes, no sabíamos dónde ni el número de muertos que iba a ocasionar, pero teníamos claro que antes de que llegara el sábado sucedería. Todos los madrileños pudimos escuchar algunas de esas macabras explosiones de la muerte…

Un atentado, cometido a primera hora del 19 de abril del 95, contra el entonces jefe de la oposición José María Aznar en la calle José Silva de Madrid, costó la vida a una mujer que dormía plácidamente en su cama. Yo trabajaba a pocos metros, en las oficinas de Pan Air Líneas Aéreas, situadas en esa misma calle, en el bloque contiguo al de la Clínica Belén. Ocurrió minutos antes de que pasara con mi moto para entrar al garaje del edificio. Los cristales de mi despacho, afortunadamente aún vacío, saltaron por los aires, al igual que los de la mayoría de edificios colindantes…

Por todo esto que acabo de explicar, YO NI OLVIDO NI PERDONO.

DIGNIDAD Y JUSTICIA!!!

La prisión proge

Decía el genial Osho: “las ideologías no son más que prisiones, pero todo el mundo presume de que la suya es mejor que las de los demás”… Con esa irónica frase, el insigne maestro y escritor indio resumía lo que constituía la línea central de su mensaje. La idea se repetía en sus múltiples libros y conferencias: la búsqueda de la verdad es un trabajo individual; la “comodidad” de seguir a un grupo, de repetir sus consignas y convertirlas en propias, no es más que un acto de cobardía que nos aprisiona, que cercena nuestra libertad individual y que anula la posibilidad de crecimiento personal.

Hace unos días tuve una desagradable discusión con una de esas personas fanáticas de la religión izquierdista. Llegó a afirmar que el gran problema del mundo actual era que se había roto el equilibrio mundial, debido a la caída del Muro de Berlín en 1989 y el posterior derrumbamiento de los regímenes comunistas… Para esta persona, el hecho de que cientos de millones de seres humanos se liberaran por fin de siete décadas de tiranías comunistas fue, sin duda, una mala noticia!

Y es que después de 30 años de aquella noticia, celebrada como un hito para la Humanidad a ambos lados del Telón de Acero, aún hay gente que lo lamenta. Igual que aún hay tarados que niegan la llegada del hombre a la luna o que la Tierra sea redonda. No hay remedio para este tipo de gente. Como dice el refrán: “no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír”…

En su mente programada por la propaganda más sectaria, cualquier realidad que atente contra su fanatismo es desechada automáticamente. Da igual que vean cada día como la gente se deja la vida por huir de los “paraísos comunistas” que ellos defienden para intentar llegar a esos “horribles” países capitalistas que tanto detestan… ¿Cómo se justifica eso? ¿De verdad creen que esas personas son tan necias como para querer cambiar sus vidas a peor?

Pero además caen continuamente en contradicciones que ponen de manifiesto su falta de racionalidad y que a mi juicio les descalifican:

  • Presumen de que la izquierda es la defensora de las libertades, pero a la vez defienden los regímenes dictatoriales de Cuba, Venezuela o Nicaragua, hasta el punto de negar la realidad: que esos supuestos regímenes liberadores de los trabajadores, sólo han servido para tiranizarles, ya que siempre se han establecido y mantenido mediante el uso de la fuerza.
  • Se declaran pacifistas, cuando en realidad siempre han defendido las revoluciones marxistas, las huelgas generales más salvajes, las algaradas callejeras, etc., siempre y cuando el que practique la violencia sea “el obrero”.
  • Alardean de que defienden la igualdad, pero a la hora de la verdad se alinean con los supremacistas catalanes y vascos, permitiendo las discriminaciones que sufren muchos ciudadanos en esas regiones y defendiendo un sistema que perpetúa las desigualdades entre españoles.
  • Son capaces de pasar en apenas 3 décadas, de crear el GAL para asesinar etarras, a aliarse con sus herederos. Porque según ellos, en el caso del terrorismo de ETA hay que olvidar y “pasar página”, mientras que en el caso de la Guerra Civil española o del Franquismo (que sucedieron muchas décadas antes) no se puede olvidar. Es más, aprueban una ley para pervertir la historia a su conveniencia sectaria y mantener vivo el odio entre españoles…
  • Se quejan de la corrupción, pero sólo de la protagonizada por los otros partidos. Con la suya son siempre muy indulgentes. Lo mismo sucede con otros ámbitos de la política. Por ejemplo las prohibiciones que llevan a cabo los demás partidos son “recortes de derechos”, mientras que las que protagonizan ellos no. ¿Qué habrían dicho si hubiera sido Aznar el que hubiera prohibido fumar en lugares públicos, en lugar de Zapatero? No tengo la menor duda: que era una medida “fascista”, un recorte de libertades y habrían convocado manifestaciones y huelgas por toda España! ¿Qué habrían dicho si el PP en lugar del PSOE de Zapatero hubiera establecido el carnet de conducir por puntos? Que se trataba de una medida puramente recaudatoria y además pensada para favorecer los intereses privados de las autoescuelas…
  • Dicen que el aborto es “un derecho” y lo defienden en nombre de la libertad de las mujeres (“nosotras parimos, nosotras decidimos”) para hacer con su cuerpo lo que quieran, pero a la vez les niegan la libertad de colaborar con una pareja como madres subrogadas. En definitiva, según ellos: para matar a un no nacido la mujer es dueña de su cuerpo, mientras que para traer una vida al mundo no lo es!
  • En economía maldicen a “los mercados”, pero a la vez pretenden incrementar el déficit público y la deuda sine die, lo que nos hace cada vez más dependientes de los mercados de deuda pública. Resulta incongruente y ridículo estar siempre pidiendo dinero prestado y a la vez atacar a quienes te lo están prestando!
  • Hablan del “IBEX35” como si fuera el demonio, cuando en realidad no es más que un índice en el que se computan las 35 mayores empresas españolas cotizadas, por volumen de capitalización bursátil. Criticar a esas corporaciones que componen la primera división empresarial española es tan estúpido como lo sería criticar a los equipos de la primera división del fútbol español, sólo por el hecho de ser los más grandes.
  • Dicen defender los derechos de propiedad intelectual, pero sólo si se copian o se bajan ilegalmente de Internet películas o libros. Sin embargo defienden a los “okupas” que usurpan propiedades privadas o a los “manteros”, que venden ilegalmente en las calles artículos falsificados de todas las marcas conocidas. Y además lo hacen sin pagar impuestos (IVA, IRPF, IBI, etc.) y sin cotizar un céntimo a la Seguridad Social.
  • Apoyan “lo público” y denigran “lo privado”. No se dan cuenta de que lo primero sale necesariamente de lo segundo. Sin el trabajo de las personas, autónomos y empresas, que pagan impuestos sobres sus rentas (IRPF y Sociedades), sobre sus consumos (IVA, impuestos especiales, etc.), sobre sus propiedades, etc., no existirían recursos para financiar “lo público”. Por tanto deberían ser los ciudadanos los verdaderos “jefes” de “lo público”. Y los políticos, funcionarios y administradores los obligados a rendirles cuentas.
  • Otra característica habitual de esta gente es su feminismo radical, que les ha llevado hasta el punto de cargarse la igualdad legal entre mujeres y hombres, así como la presunción de inocencia de los segundos. Además no admiten discrepancia alguna y denigran a todo aquel que no comulgue con su fundamentalismo de género. Si la discrepante es mujer, también la agreden, demostrando su absoluto desinterés por la defensa de la mujer como colectivo. Sólo les interesa defender a “sus” mujeres.
  • La supuesta defensa de los derechos de homosexuales y lesbianas es otra de sus banderas sectarias. En realidad lo único que les interesa es manipular políticamente el tema y usarlo como arma arrojadiza contra todos aquellos que no son de izquierdas, como se demuestra cada año en las fiestas del “orgullo”, especialmente en la última que se celebró en Madrid. Fueron capaces de convertir una fiesta en un acto sectario, violento y delictivo. Hechos que todos pudimos ver por televisión y que en estos momentos la Fiscalía está investigando.

En definitiva, tenemos la desgracia en este país de padecer una izquierda sin escrúpulos, cainita, dominada por el odio, que no se parece en nada a los partidos de izquierda de otros países: ni defienden la igualdad de derechos y el progreso de TODOS los ciudadanos (sólo de los de izquierdas), ni defienden a TODAS las mujeres (sólo a las de izquierdas), ni defienden a TODOS los gays y lesbianas (sólo a los de izquierdas)…

Como viven encerrados en su prisión progre, su perversa escala de prioridades les hace anteponer su sectarismo ideológico a lo que deberían de ser valores universales: la igualdad de todos los españoles ante la ley, sin distinción de ideologías, territorios, género u orientación sexual. Valores que son compartidos por la inmensa mayoría de la gente de bien, sin necesidad de comulgar con la religión izquierdista…

“Homo perniciosius”

La palabra latina “perniciosius” significa “destructivo”. Ese es quizás el término con el que se debería renombrar a la especie “homo sapiens” a la que pertenecemos…

La Tierra cuenta con unos 4.500 millones de años de existencia. El 99,999% de ese período ha transcurrido sin la presencia del ser humano. Durante toda esa larga historia sin el homo sapiens, los únicos ataques que sufría la Tierra procedían del exterior: los meteoritos.

Hace unos 65 millones de años, el impacto de un ejemplar de enorme tamaño (10-15 kilómetros de diámetro) provocó una explosión de tal calibre, que sus efectos acabaron con las tres cuartas partes de las formas de vida, tanto animales como vegetales. No sólo desaparecieron los dinosaurios, sino también el 90% de los mamíferos terrestres. Tan sólo quedaron los más pequeños, a lo sumo del tamaño de un gato.

Quién le iba a decir a la Tierra que de entre los cientos de miles de especies animales que evolucionarían a partir de aquellos pequeños mamíferos, surgiría una tan destructiva como el homo sapiens…

A lo largo de millones de años de evolución nunca antes había aparecido una especie tan letal como el homo sapiens. Jamás ningún animal ha dañado los mares, los ríos, la atmósfera, la tierra firme y los hielos como lo hace a diario la especie humana.

La emisión de gases de efecto invernadero, el deterioro de la capa de ozono, la destrucción de selvas y bosques, el exterminio de especies animales y vegetales, la contaminación ríos y mares, la ingente acumulación de residuos sólidos muchos de ellos no degradables, etc., son producto de la “modernidad” a la que ha llegado el homo sapiens de los siglos XX y XXI.

Por si esto fuera poco, además hemos almacenado miles de armas nucleares, con capacidad para destruir una gran parte de la vida del planeta.

Pero a pesar de todo lo anterior, la egolatría humana les lleva a muchos a creerse que somos el centro de una supuesta creación, cuando la triste realidad es que somos, sin lugar a dudas, la peor y más prescindible especie que jamás haya existido. Sólo cuando el homo sapiens desaparezca de la faz de la Tierra, la Naturaleza podrá recuperar el equilibrio que nosotros alteramos a diario con nuestra forma de vida.

Esa triste realidad reafirma mi agnosticismo: ¿cómo es posible que las religiones hablen de un ser humano hecho a imagen y semejanza de un dios creador? ¿cómo es posible que proclamen a este ser tan destructivo como el centro de esa supuesta “creación”? ¿es voluntad entonces de ese supuesto dios todo el daño que le hacemos a la Naturaleza con nuestro comportamiento?

La España de la desigualdad

La igualdad es un concepto inventado por la mente humana. No existe nada parecido en el Universo. No hay dos estrellas, ni dos planetas, ni dos animales, ni dos árboles iguales. No hay dos nubes iguales, ni dos ríos, ni dos relámpagos…

Todos los seres vivos siguen una ley natural inexorable que es la de la supervivencia y mejora continua de su especie. Los agricultores y los ganaderos lo saben y por eso se concentran en producir las mejores frutas, hortalizas y los mejores animales, descartando los ejemplares de peor calidad. Para ello seleccionan las mejores semillas y cruzan a los mejores sementales.

El Homo Sapiens no es ninguna excepción: la Igualdad desde el punto de vista natural no existe! Los hay más guapos y más feos, más fuertes y más débiles, más altos y más bajos, más inteligentes y menos, más trabajadores y más vagos…

Sin embargo, tras cientos de miles de años de una evolución natural meramente animal, la mente del Homo Sapiens ha inventado muy recientemente conceptos abstractos entre los que se encuentra el de la Igualdad.

Ahora parece que la Igualdad sea un pilar básico de nuestra especie, pero sólo se trata de un invento humano como lo son las fronteras, los países, las religiones, las unidades de medición o el dinero. Hasta la Revolución Francesa, la desigualdad era algo totalmente asumido en todas las culturas y épocas. Hace apenas unas décadas, en regiones de nuestro mundo occidental (Sudáfrica y buena parte de Estados Unidos) se defendía la desigualdad por motivos raciales. A día de hoy, la mayor democracia del planeta (la India), se basa en un sistema desigual de castas sociales y en muchos otros países (los musulmanes fundamentalmente), no está reconocida la igualdad de derechos entre hombres y mujeres!

Por suerte vivimos en el primer mundo, el que llamamos desarrollado, y aquí la Igualdad es considerada un valor sagrado. En España, nuestra Constitución establece en su artículo 1 la Igualdad como valor supremo de nuestro Estado social y democrático de derecho, junto con la Justicia, la Libertad y el pluralismo político.

Posteriormente, en varios artículos se hace mención a ella:

  1. Artículo 9.2.: “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la IGUALDAD del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas…”
  2. Artículo 14: “Los españoles son IGUALES ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”
  3. Artículo 23.2.: “Los ciudadanos tienen derecho a acceder en condiciones de IGUALDAD a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes.”
  4. Artículo 31.1.: “Todos los españoles contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de IGUALDAD y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.”
  5. Artículo 32.1.: “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena IGUALDAD jurídica.”
  6. Artículo 39.2.: “Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, IGUALES éstos ante la ley con independencia de su filiación…”
  7. Artículo 149.1.: “El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias: 1.ª La regulación de las condiciones básicas que garanticen la IGUALDAD de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales.”

Si nos atenemos a los anteriores preceptos constitucionales, todos los españoles deberíamos de ser iguales ante la ley. Iguales en derechos y en obligaciones, sin importar nuestro lugar de residencia.

Una mujer de Gerona o de Lérida debería de ser igual ante la ley que otra de Sevilla o de Tenerife; un hombre de Bilbao o de Vigo debería de ser igual ante la ley que otro de Murcia o de Ceuta; un niño de Valencia o de Pamplona debería de ser igual ante la ley que otro de Cáceres o de Salamanca; una niña de Ibiza o de Madrid debería de ser igual ante la ley que otra de Burgos o de Logroño…

Pero la triste realidad es que esto no se cumple. Las comunidades autónomas no sólo son el cáncer de la economía española, sino que también se han convertido en el principal motivo de desigualdad entre españoles, con la aquiescencia de la gran mayoría de políticos, tanto nacionalistas como no nacionalistas. Por culpa de esta nefasta organización territorial del país, pensada durante la transición para sofocar a los nacionalistas vascos y catalanes, a día de hoy no existe la pretendida igualdad consagrada en nuestra Constitución…

Los españoles, dependiendo de la región en la que vivan, son manifiestamente desiguales en sanidad, en educación, en servicios sociales, en temas laborales, empresariales y en materia fiscal.

No tenemos acceso a las mismas terapias, tratamientos, pruebas diagnósticas o vacunas. La educación de nuestros niños difiere y en determinadas regiones incluso se conculca el derecho constitucional (y las repetidas sentencias al respecto) de elegir el castellano como lengua vehicular. La libertad de presentarse a unas oposiciones en condiciones de Igualdad se encuentra con las imposiciones idiomáticas en algunas regiones, que discriminan a unos españoles frente a otros. La carga impositiva varía en función del territorio y las facilidades para emprender una actividad empresarial también.

Los políticos han antepuesto claramente sus ansias de poder al cumplimiento de la Constitución. Desde Felipe González que empezó a compadrear con Pujol, desde Aznar que “hablaba catalán en la intimidad”, desde Zapatero que “aprobaría el estatuto tal como viniera del parlamento de Cataluña”, desde Rajoy que permitió impunemente las afrentas catalanazis, hasta Sánchez que se ha aprovechado de los secesionistas para llegar al poder, todos los políticos españoles son culpables, por acción o por omisión, de la kafkiana situación en la que ahora vivimos.

Por último me gustaría poner de manifiesto algo que considero curioso: la ideología izquierdista, que en la mayoría de países tiene la Igualdad como bandera, en España lleva ya casi un siglo supeditada a los nacionalismos. Desde el Frente Popular de la II República, los partidos de izquierda han tenido una sumisión a los postulados nacionalistas, que atenta contra la Igualdad. Por este motivo, que sus votantes ya tienen asumido como normal, será imposible que se reforme la Constitución para poner coto a todas estas desigualdades. Así, el cupo vasco, el régimen foral navarro, la discriminación del castellano en las regiones con lengua propia, las diferencias fiscales, en materia de sanidad y de educación, seguirán perpetuándose y la Constitución incumpliéndose.

La única esperanza que nos queda a los que llevamos décadas denunciando esta barbaridad, es que ahora volvemos a tener un partido en las instituciones que defiende la igualdad entre todos los españoles (VOX) por encima de los chiringuitos autonómicos convertidos en reinos de taifas. Y digo volvemos  porque no es el primero: UPyD ya se atrevió a ir contra corriente hace años, reclamando la devolución de las competencias de sanidad y educación al Estado, a fin de evitar las desigualdades que las autonomías han ocasionado, con su perverso modo de actuar…

Cuba, el país del surrealismo y de las desigualdades sociales

Desde hace años tenía gran curiosidad por conocer Cuba. Había oído mucho hablar de este país, sobre todo por su régimen dictatorial social-comunista, que lleva oprimiendo a los cubanos 61 años y que ha sobrevivido 3 décadas a la caída del Muro de Berlín y de los regímenes similares de la Europa Oriental.

Acabo de regresar de pasar una semana allí, visitando La Habana, Varadero y Matanzas y puedo decir que me he traído experiencias como para escribir un libro… En primer lugar, la alegría y la inocencia de los cubanos, que en su mayoría (salvo los mayores de 70 años) no saben lo que es vivir en libertad y que alucinan por ejemplo cuando les cuentas que en Europa todas las familias tienen al menos un coche…

Nada más llegar al aeropuerto, te llaman la atención dos cosas: que tienes que volver a pasar por controles de seguridad tanto personales como de los equipajes (similares a los que ya pasamos en Barajas), antes de pasar el control de pasaportes y de visados; en segundo lugar, las enormes colas de personas (en su mayoría familiares de cubanos que viven en el extranjero) cargadas de televisiones, equipos de aire acondicionado, etc. para pagar los impuestos aduaneros que les permita introducir en el país esos artículos, que palien las carencias de sus familiares.

En el trayecto hasta el hotel de La Habana, te encuentras con experiencias de lo más surrealistas, como de regreso al pasado: la ausencia casi total de coches (a excepción de los taxis), todos ellos antiquísimos; el estado ruinoso de la mayoría de los edificios y la escasa iluminación de carreteras y calles. Allí la electricidad sigue siendo a 125V, como en España hace 40-50 años y las farolas de La Habana tienen unas bombillas de una potencia tan pobre, que apenas te permiten ver el suelo cuando caminas…

Otro tema surrealista es la coexistencia de dos tipos de monedas y billetes completamente diferentes: el CUC o peso cubano convertible ideado para el turismo y el CUP o moneda nacional para los cubanos. Un CUC equivale casi a un €uro (1,08€) y a 24-25 CUP’s.

Al día siguiente tuvimos un tour por la ciudad, que llevábamos contratado desde España, con un guía local. El joven era un ingeniero informático que había dejado su trabajo para vivir del turismo, ya que los 25 CUC´s al mes de sueldo que recibía del estado cubano (el mismo sueldo que cobra un médico o un policía) no le daban para vivir. Nos habló de las diferencias sociales que existen en ese país, seguramente de las mayores del mundo! Por ejemplo un taxista de los típicos coches americanos de los años 50 te cobra por un paseo de una hora por la ciudad 50 CUC´s, que es lo que gana un médico en 2 meses de trabajo!!!

Al mostrale nuestro estupor, nos explicó que en Cuba la única manera de sobrevivir las familias es juntarse varias generaciones en el mismo piso: abuelos, padres, hijos y nietos, y que además al menos uno de los integrantes de la familia obtenga ingresos del turismo. Nos habló de las cartillas de racionamiento, gracias a las cuales cada persona puede obtener unas mínimas raciones mensuales de arroz, frijoles, azúcar, café, 5 huevos, 250 gr. de pollo y poquito más, a precios muy reducidos. El resto de la comida la tienen que comprar en unas tiendas, cuyos precios pudimos comprobar que doblaban y en algunos casos triplicaban a los de España! En el caso de artículos de importación podrían justificarse estos precios, pero es que el agua mineral local o las latas de cerveza cubanas (Cristal y Bucanero), valían en los supermercados 2-3 veces más de lo que vale un agua mineral o una cerveza de marca blanca en Carrefour o Mercadona en España…

En un momento en el que el grupo (16 turistas más el guía) nos concentramos en la plaza del Capitolio, para que nos hablara de la historia del edificio, se nos acercó un policía para decirnos que no podíamos pararnos allí. En su interior hay oficinas de la Asamblea Nacional de Cuba y por lo visto no se permiten concentraciones de personas en sus alrededores… El guía nos explicó que para policías seleccionan a chicos y chicas del interior, muy jóvenes, de las familias más pobres y sin apenas formación. De esa forma les es más fácil “adiestrarlos” para no pensar y cumplir las órdenes sin cuestionar…

Una de las cosas buenas que tiene Cuba es la seguridad, que según nuestro guía es lo único que funciona bien en el país: tanto para los turistas como para el control de los cubanos, ya que la policía política campa a sus anchas y cualquiera se puede meter en un buen lío si hace comentarios “que no debe” sobre el gobierno, los Castro, el comunismo, etc. Por nuestra parte, he de decir que nos sentimos seguros en todo momento; quizás porque en Cuba la delincuencia está castigadísima. Por ejemplo, el hurto de una cartera o de un bolso, que en España no es ni delito, allí está castigado con entre 4 y 8 años de cárcel… (ya podían tomar ejemplo por aquí!)

Tuvimos la oportunidad de visitar Copelia, la famosa “heladería de la revolución”, “brillante idea” de Fidel Castro para dulcificar la vida de sus rehenes/conciudadanos: se trata de una megaheladería que casi parece un pequeño centro comercial, donde los cubanos pueden tomar helados a precios muy subvencionados, eso sí, después de hacer las consabidas colas, que pueden llegar a 2 o 3 horas. Por cierto, eso de las colas es algo habitual allí en todas las tiendas, oficinas de cambio, restaurantes, etc; en lugar de pedir la vez o apuntarse en una lista de espera, allí es obligatorio hacer cola en la calle, en la puerta de cada restaurante o de cada tienda.

Esto me recuerda que una noche, haciendo la cola en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad, situado frente al Capitolio, nos sucedió otra cosa surrealista: un empleado salió a la calle a informarnos de que había tenido lugar un corte del suministro del gas y tenían que cerrar la cocina, así que nos invitaba a todos a irnos, salvo los que quisieran platos fríos!

Eso parece ser bastante habitual por allí. Tras la caída de la URSS y con ello el final de las inyecciones de capital y de petróleo soviéticos, por lo visto estuvieron bastante tiempo con restricciones de energía eléctrica, cuyo suministro se limitaba a apenas 3 hora al día! En esa línea del surrealismo típico cubano, cabe mencionar que el único ascensor de nuestro hotel (estábamos en una tercera planta) se estropeó al segundo día y cuando nos fuimos, después de 48 horas de la avería, seguía inoperativo, con lo que tuvimos que bajar los tres pisos por las escaleras con las maletas…

Por no hablar del estado del resto del edificio y de las habitaciones: la puerta del baño no tenía pestillo (a cambio había una cuña de madera en el suelo para atrancarla), los grifos estaban tan obstruídos que apenas salía un hilillo de agua (no potable, por supuesto), la ventana no cerraba (al igual que la puerta de la terraza y la del armario de la habitación de Varadero), etc. En cuanto a la limpieza y a la calidad de las comidas, mejor ni hablar…

Por lo visto, allí los únicos que viven medianamente bien, aparte de los jerarcas del partido comunista, son los militares de alta graduación, los deportistas de élite (olímpicos, etc.) y los artistas de reconocido prestigio internacional. En estos dos últimos casos, se justifica para evitar que se exilien a la primera de cambio que puedan. A todos ellos el gobierno cubano les facilita un coche, que es un lujo que prácticamente nadie se puede permitir. En primer lugar porque está prohibida la venta libre de coches nuevos y en segundo lugar porque el mercado negro de los pocos coches de segunda mano que hay en la isla, alcanza unos precios realmente desorbitados: según varias fuentes consultadas, un coche de gama media/baja de entre 10 y 15 años se vende en el mercado negro entre 50.000 y 70.000 CUC’s (unas 10-15 veces más caros que en Europa!), precios inalcanzables para el 99% de la población. Un taxi clásico, es decir un coche americano de los años 50 que se cae a pedazos, se cotiza a 35.000 CUC’s.

Mantenerse informado allí está realmente complicado: no hay periódicos extranjeros y para conectarse a Internet desde una red wifi, hay que pagar 1€ la hora, así que opté por probar la experiencia de mantenerme desconectado toda la semana… y comprobé que realmente se puede vivir sin Internet!  🙂

Otra cosa que te llama la atención es el sentido del tiempo tan diferente al nuestro. Esa cadencia caribeña lo impregna todo. Para ellos “un minutico” puede ser más de media hora… Las citas de los guías o de los transportes, la velocidad de servicio de los camareros, etc., hay que tomárselas con resignación, no vale la pena meterles prisa porque ellos van a su ritmo!

En cuanto a la política, sólo los jóvenes se atreven a hablar cuando están seguros de que no hay “oídos peligrosos” escuchando… Suelen referirse al gobierno como “ellos”: ellos son los únicos que viven bien, a ellos no les importa el pueblo, etc. Y no confían en que la situación pueda cambiar. Hablan de que tuvieron una esperanza con Obama, pero ahora con Trump ya no la tienen. Como si fuera Estados Unidos quien recorta los derechos de los cubanos! Es evidente que tienen interiorizada desde pequeños esa mentira oficial de que la culpa de la miseria cubana es de los americanos. En fin, como toda dictadura que se precie, Cuba tiene su enemigo imaginario que le sirve de cortina de humo para justificar su régimen totalitario. Al menos en China no hay libertad pero el país ha progresado prodigiosamente en las últimas décadas al liberalizar su economía; pero lamentablemente en Cuba no tienen ni libertad ni progreso…

Podría seguir contando anécdotas, pero en definitiva me quedo con algunas ideas fundamentales: Cuba es un país precioso y muy seguro; los cubanos son una gente entrañable y divertida (a pesar de su pobreza); he disfrutado mucho fotografiando esa “realidad surrealista” de regreso a los años 50 y de ruina que todo lo envuelve… Pero sinceramente no es un destino para repetir. El Caribe tiene lugares mucho más recomendables, en los que los occidentales podemos disfrutar del nivel de vida al que estamos acostumbrados: buen servicio, buenas instalaciones, buena comida, buenos transportes, libertad de expresión, Internet, etc.

 

 

 

La memoria histórica selectiva

El primer artículo de la conocida y manida “Ley de la Memoria Histórica” (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre), comienza diciendo lo siguiente:

1.1. “La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.”

Si analizamos el texto anterior, en principio es difícil posicionarse en contra. ¿Quién va a negarse a reconocer a quienes padecieron persecución o violencia por razones políticas, ideológicas, o religiosas durante la Guerra Civil o la Dictadura? ¿Quién puede estar en contra de fomentar la cohesión y la solidaridad entre españoles, así como de suprimir elementos de división entre los ciudadanos? Nadie en su sano juicio pondría objeción alguna a tan nobles propósitos…

Pero transcurridos 11 años desde aquella iniciativa promovida por el infame Zapatero, ya conocemos las intenciones ocultas tras la aprobación de esa ley y hemos podido comprobar que la utilización sectaria de la misma poco tiene que ver con las supuestas intenciones plasmadas en ese artículo 1 que he reproducido anteriormente.

En esta década larga, los partidos de izquierda no han usado la ley para “suprimir elementos de división entre los ciudadanos”, como la ley prescribe, sino todo lo contrario: la han usado para fomentar la división y azuzar viejos odios y rencores…

Todas las informaciones que han salido a la luz hablan de una violencia “unidireccional”, cuando en realidad hubo innumerables actos de persecución y violencia por motivos ideológicos y religiosos, cometidos por las hordas republicanas. Me centraré en estos últimos, perfectamente documentados en libros, periódicos y fotografías de la época, ya que al igual que los talibanes, aquellas bandas de salvajes asesinos se vanagloriaban de los crímenes que cometían. Actos como quemar iglesias, destruir piezas de arte sacro (cuadros, imágenes, retablos, libros sagrados, etc.), violar y matar monjas, torturar y matar a sacerdotes y seminaristas, eran fotografiados y publicados como si se tratara de grandes hazañas…

Los “valientes luchadores” republicanos se ensañaban especialmente con aquellos pacíficos religiosos de ambos sexos, desarmados e indefensos. Pero también muchos laicos sufrieron persecución y violencia por sus creencias religiosas. En ciudades como Madrid, donde destruyeron y saquearon la mayoría de las iglesias, cualquier persona podía ser detenida e incluso ejecutada por el terrible crimen de llevar una cruz o una medalla colgada al cuello…

Voy a dar sólo unos cuantos datos, que bien merecerían ser publicados e incluso estudiados en los colegios, si el propósito de esa Ley de Memoria Histórica fuera realmente noble y no se tratara de una “memoria selectiva”:

  • Durante la Guerra Civil, en la zona bajo control del Frente Popular republicano, fueron asesinados 6.832 religiosos, además de 3.911 seglares y casi 1.000 seminaristas. En muchos de los casos, tras haber sufrido torturas aberrantes. En Madrid, por ejemplo, varios sacerdotes fueron echados vivos a las jaulas de los leones que había en la Casa de Fieras del Parque del Retiro. En Barbastro, el obispo don Florentino Asensio, sufrió severas amputaciones antes de ser asesinado. En Camuñas, Toledo, tres sacerdotes fueron arrojados vivos a un pozo de treinta metros al que se lanzaron después objetos pesados para aplastarlos cuando todavía estaban vivos. Y así podríamos seguir con muchos otros casos de torturas y de ensañamiento.
  • De la cifra de religiosos mencionada anteriormente, 283 eran mojas y novicias, de las cuales 124 fueron violadas antes de ser asesinadas. Aquellos “valientes” republicanos sí que eran “manadas” de violadores y asesinos en serie! Y por cierto, jamás he escuchado a ningún grupo feminista recordar ni homenajear a aquellas mujeres, ni tampoco condenar a sus violadores y asesinos…
  • Pocos años antes, durante la Revolución de Octubre de 1934, en Asturias, fueron torturados y asesinados 34 religiosos. Destruyeron además importantes obras de arte del patrimonio español, sumándose un total de 58 incendios de edificios religiosos.
  • Tres años antes, cuando la II República no había cumplido todavía un mes, entre el 10 y el 13 de mayo de 1931, para protestar contra la inauguración del círculo monárquico de Madrid, la extrema izquierda radical -sobre todo socialistas, comunistas y anarquistas-, desencadenó una oleada de ataques contra religiosos y edificios de la Iglesia. Más de 30 religiosos y empleados de los centros atacados murieron en los disturbios (6 de ellos quemados). Cien edificios fueron destruidos por las llamas –iglesias, bibliotecas, residencias, asilos y colegios de beneficencia- y resultó destruida o dañada una importante parte del patrimonio artístico y cultural que albergaban, entre ellos cuadros, tallas, custodias y los 100.000 libros de la biblioteca de los jesuitas de Madrid.

Además de todos estos crímenes perpetrados por republicanos por motivos religiosos, durante y antes de la Guerra Civil, quiero constatar otra realidad que tuvo lugar una vez terminada la guerra y que se extendió hasta los años 50: los ataques de los maquis. Se trataba de grupos de comunistas que no aceptaron el final de la contienda y siguieron cometiendo asaltos, sabotajes, robos y asesinatos durante más de una década. Según cifras oficiales, la Guardia Civil sufrió 243 muertos y 341 heridos a manos de estos terroristas. Nada de esto parece interesar a los que invocan esa “selectiva memoria histórica”…

Mi abuelo materno (Francisco Pizarro) fue guardia civil antes, durante y después de la guerra, hasta su jubilación. Tuve la suerte de convivir con él hasta los 29 años y por tanto pude escuchar de viva voz sus tristes vivencias relacionadas con los maquis. La más dramática de todas, un ataque que sufrieron su compañero y él durante una noche en la que patrullaban una vía de tren en los años 40, para vigilar que no hubiera sabotajes de los maquis. Aquella noche mi abuelo volvió a nacer, pero su compañero de patrulla fue vilmente asesinado de un disparo. La experiencia de haber estado al borde de la muerte, la de perder a su compañero y tener que velar su cadáver hasta el amanecer, para poder volver al cuartel a dar parte de lo sucedido y pedir ayuda, fue algo que le marcó para el resto de sus días.

Aparte de todos estos recuerdos negativos del pasado, creo que una buena y ecuánime memoria histórica debería incluir también algunos aspectos positivos que tuvo aquel régimen y que por sistema se tratan de ocultar:

  • Terminada la Guerra Civil, Franco antepuso la reconstrucción nacional ante las presiones de Hitler para que España entrara en la II Guerra Mundial. Las negociaciones fueron realmente duras dado que la Alemania nazi había ayudado en gran medida al “bando nacional” durante la guerra y quería cobrarse sus favores. Pero finalmente Franco salió airoso y le ahorró a los españoles más años de sufrimiento. La única concesión que le hizo fue la creación de la División Azul, para que cuantos voluntarios españoles quisieran, pudieran acudir a luchar contra los comunistas al frente ruso. Cuando tenía 18 años tuve la oportunidad de conocer a dos personas (los padres de dos amigos de Madrid), que se habían alistado muy jovencitos, sobre todo para huir del hambre de la postguerra madrileña y también para emular a sus padres, tíos y abuelos que habían luchado en la Guerra Civil. Ambos coincidían en el relato acerca de la extrema dureza de aquella experiencia…
  • España consiguió pasar del hambre de la posguerra a ser en los años 60 la economía que más crecía en el mundo junto a la de Japón; tanto es así que en los años 70 llegamos a ser la 9ª economía mundial, y todo ello sin deuda pública, sin déficit, sin inflación y con un nivel impositivo de menos de la mitad del que soportamos ahora. En ese sentido habría que recordarles a los jóvenes que el IRTP (impuesto sobre el rendimiento del trabajo personal, predecesor del actual IRPF) era del 15% fijo y que no existía el IVA por ejemplo.
  • El régimen tuvo un ministerio de la vivienda (como ahora reclama Podemos) que construyó más de 3 millones de viviendas protegidas.
  • Los sindicatos verticales de la época dieron lugar a la legislación laboral más proteccionista de Europa con diferencia, que por cierto durante la democracia no ha hecho más que menguar. Hay que recordar también que hasta la II República los empleados cobraban sólo una paga extra anual por Navidad y fue Franco quien instauró la obligación de pagar otra paga extra en Julio (conmemorativa del “Alzamiento Nacional”). Por cierto, jamás he escuchado protestar a los sindicalistas contra todos esos derechos franquistas, ni exigir su derogación…
  • Se creó un enorme holding de empresas estatales (como ahora reclama Podemos), muchas de ellas bajo la dirección del INI (Instituto Nacional de Industria) y otras directamente como empresas públicas. De la larga lista caben destacar: Iberia, Aviaco, CASA, RENFE, SEAT, Telefónica, Tabacalera, CAMPSA, ENDESA, Hunosa, etc., etc., que dieron empleo a millones de trabajadores.
  • Las ingentes obras hidráulicas llevadas a cabo durante décadas incrementaron en más de un 1.000% la capacidad de agua embalsada de nuestro país. Las extensiones de terreno dedicadas a la agricultura de regadío crecieron como nunca antes. No hay que olvidar que aún a día de hoy, nuestros agricultores y los grifos de nuestras casas se siguen beneficiando de todas aquellas obras de ingeniería.
  • La Seguridad Social, así como una buena parte de los hospitales de referencia fueron también obra del Franquismo: La Paz, el 12 de Octubre, el Gregorio Marañón y el Ramón y Cajal en Madrid; la Fé de Valencia, el Valle de Hebrón y el universitario de Bellvitge en Barcelona, la clínica universitaria de Navarra y tantos otros menos conocidos, siguen prestando servicios médicos a los españoles a día de hoy.
  • La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) fue también otra creación del Franquismo, aunque nadie quiera recordarlo…

Y así podríamos seguir la lista de logros de aquel régimen que, aunque no fuera democrático y aunque estuviera instalado en las antiguas creencias católicas y machistas, la Historia también debería de reconocerle cuantas cosas buenas consiguió. Entre ellas yo destacaría dos como las más importantes:

  1. El progreso económico y social que generó una importante clase media de familias españolas.
  2. La superación de las heridas de la Guerra Civil y la reconciliación nacional.

La combinación de ambos factores pudo dar lugar a la Transición a la Democracia, a partir de la muerte de Franco, capitaneada precisamente por personas que prefirieron el cambio, en lugar de tratar de perpetuar el régimen franquista…

Quizás sea esto algo que la izquierda nunca pueda superar: que finalmente fueran los postfranquistas los que trajeran la democracia. Y de ahí su afán durante los últimos 44 años por reescribir la historia….

Imagino que el hecho de que Franco muriera de viejo, en un hospital público (La Paz), que él mismo había inaugurado años atrás, tampoco les ayuda… pero la Historia es la que es, por mucho que la quieran tergiversar!

Por cierto, algún día escribiré sobre las mentiras que se cuentan ahora sobre el Valle de los Caídos, de cuya construcción tengo buena información de primera mano contada por mi abuelo. Sólo un dato: los beneficios de reducción de pena por el trabajo eran tan atractivos para los presos, que había lista de espera para poder salir de las cárceles y apuntarse como trabajadores en su construcción… jamás hubo necesidad de obligar a nadie a acudir allí a trabajar, junto a una buena parte de albañiles y técnicos profesionales libres que también trabajaron en la obra.

Terminaré diciendo que la aberración y el sectarismo al aplicar esa ley (a la que deberíamos llamar “Ley de la Mentira Histórica”) es de tal calibre, que se han producido varios casos en los que tras excavar fosas comunes, se ha descubierto que los cadáveres eran del “bando nacional” asesinados a manos del “bando republicano”! Pues bien, a esos casos se les ha dado la mínima atención mediática, cuando no han sido directamente silenciados:

https://gaceta.es/espana/abren-fosa-achacada-represion-franquista-encuentran-soldados-nacionales-22062017-1934-20170626-1037/