Parar el “catalanazismo”

Según me cuentan personas que viajan con frecuencia a la región catalana, se vive allí en tal estado de tensión que afecta a las relaciones entre compañeros de trabajo, de colegio o de universidad, a la convivencia entre vecinos y sobre todo entre miembros de cada familia catalana. Es tal el odio y la crispación que ha sembrado el catalanazismo que lamentablemente se tardará muchos años en recuperar la normalidad.

Y a todo ello ha contribuido también la inacción (cuando no colaboración) de PSOE y PP durante décadas, que nos ha llevado a la actual situación, casi guerracivilista y que ya se me antoja insostenible…

Los resultados de las elecciones al Congreso de los Diputados dieron mayorías simples a Felipe González en 1993, a José María Aznar en 1996 y a Zapatero en 2004. A los dos primeros los apoyó Convergencia y Unión, y al tercero ERC. Ambos partidos nacionalistas no desaprovecharon cada ocasión para sacar tajada. Incluso Pujol con anterioridad había pactado también con Adolfo Suárez, siempre a cambio de prebendas para Cataluña.

En 2004 el parlamento catalán constituyó la ponencia para modificar el vigente estatuto de Cataluña. Pascual Maragall (del PSC) fue su impulsor desde la presidencia de la Generalidad. El lumbreras de Zapatero (que ni siguiera hablaba catalán en la intimidad como su antecesor), alentó la modificación del estatuto y aseguró estar dispuesto a aprobarlo “tal como llegara” del parlamento catalán… Por suerte hubo recursos de inconstitucionalidad y finalmente el Tribunal Constitucional pudo enmendar algunas de las barbaridades que contenía el nuevo estatuto. Pero a pesar de todo, los sucesivos gobiernos catalanes han seguido incumpliendo varias de sus resoluciones sin que les ocurriera absolutamente nada.

Durante más de 30 años se ha permitido a los nacionalistas que utilizaran la educación, el idioma y los medios de información públicos para su proselitismo, para sus mentiras, para reescribir la historia de España e incluso para sembrar el odio hacia todo lo español. Se ha permitido que gastaran dinero público en la promoción de su paranoia secesionista, incluso en el extranjero, con la creación de “embajadas catalanas” (!?). Se les ha consentido acorralar a los no nacionalistas, impidiendo que sus hijos pudieran estudiar en español, siendo así España el único país del mundo que permite que su idioma sea marginado en una de sus regiones! ¿Alguien se puede imaginar que Francia, Alemania o Rusia consintieran que en una de sus regiones se prohibiera la educación pública en francés, en alemán o en ruso? Pues eso es exactamente lo que ocurre a día de hoy en Cataluña, donde es igualmente penado el ponerle un cartel a un negocio o anunciar en los escaparates en español…

Ese adoctrinamiento sostenido en el tiempo por los colegios, las universidades y los medios de comunicación, ha hecho que el original y legítimo nacionalismo catalán, fuera poco a poco convirtiéndose en un catalanazismo sectario, excluyente y xenófobo hacia los no nacionalistas y hacia todo lo español.

La culminación de la última mascarada catalanazi con su ilegal paripé de referéndum del pasado 1-O, fue la autoproclamación de la república bananera catalana. Una vez consumado el golpe de Estado, el gobierno de Rajoy se vio abocado a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, apoyado por el PSOE y C’s. Este artículo, en su punto 1 dice lo siguiente:

“Si una comunidad autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la comunidad autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.”

Si nos atenemos a los hechos acaecidos en la última década y media, en la que los gobernantes catalanes han incumplido por sistema la Constitución, ese artículo debería haber sido aplicado hace ya mucho. Pero una vez más, como tantas ha sucedido en la historia, se ha optado por la política del apaciguamiento, del “mirar hacia otro lado” para no provocar un supuesto victimismo. Nuestros políticos siguen sin aprender la lección de que dejar impunes los incumplimientos legales, no sólo no consigue arreglar nada, sino todo lo contrario!

Un nuevo ejemplo de ello ha sido la chapuza de la aplicación de un artículo 155 light, algo a lo que el PSOE obligó: convocando rápidamente elecciones, no controlando los medios de comunicación públicos, ni la educación, etc. Pues bien, ya hemos visto que esto no sólo no ha solucionado nada, sino que, como podemos comprobar a diario, ha envalentonado aún más a toda esa secta de catalanazis que se aprovecha de nuestra vergonzante debilidad…

Afortunadamente, la contundencia de Ciudadanos exigiendo el cumplimiento de la ley parece que ha conseguido que tanto Pedro Sánchez como Rajoy se den cuenta de que su buenismo no va a dar resultado… Me alegro, a ver si cambian en algo y toman decisiones de una vez por todas. Por cierto, le doy la bienvenida a Pedro Sánchez (el del “no es no”) a esa nueva imagen de estadista que ahora promociona cuando dice que quiere apoyar al gobierno para “modificar el delito de rebelión a los nuevos tiempos”. Pero le recuerdo que Aznar ya aprobó una ley que convertía en delito el mero hecho de convocar un referéndum ilegal y que Zapatero la eliminó! Si los socialistas no hubieran hecho eso, todo habría sido mucho más sencillo desde el punto de vista legal, porque su delito habría sido incuestionable…

El gobierno británico suspendió en cuatro ocasiones la autonomía de Irlanda, por un período total de más de cinco años. Yo me pregunto: ¿por qué no hacemos en España lo mismo? ¿no sería todo mucho más fácil si se aplicara el artículo 155 y se suspendiera la autonomía catalana por, digamos 3 años? Ese sería un período de tiempo suficiente como para llevar a cabo la normalización de los medios de comunicación públicos, de la educación (por cierto, Rajoy ha vuelto a mentir al asegurar que el próximo curso los padres podrían elegir el idioma de la enseñanza de sus hijos), de la policía autonómica, de las finanzas…

Si los tres grandes partidos (PP, PSOE y C’s) se lo propusieran, podría tomarse esa medida y empezar a solucionar el problema catalán, mientras van saliendo los juicios pendientes y se va encarcelando e inhabilitando a todos los golpistas.

De Podemos, el otro partido nacional, mejor ni hablar: ni está ni se le espera… Ya sabemos que a esa gente cualquier cosa que pueda hacerle daño a España les pone. Aunque tengan que alinearse con postulados pseudonazis, supremacistas y xenófobos como los del catalanazismo.

Antes de terminar quiero hacer una mención especial a ese patético país llamado Bélgica, al que tuve que viajar docenas de veces por cuestiones de trabajo, a lo largo de 15 años. Un país dividido en dos, donde una mitad de la población odia a la otra y ni siquiera se entienden porque hablan idiomas diferentes… Un país que si no fuera porque Bruselas fue designada la capital de la Unión Europea, sería absolutamente insignificante. Un país que fue refugio de terroristas etarras durante décadas y que ahora lo es de golpistas catalanazis

Por último decir que mi mayor esperanza está en la Justicia española. Espero que los jueces castiguen con dureza las fechorías catalanazis y ya de paso le enmienden la plana a toda esta plaga de políticos incompetentes de PSOE y PP, que durante décadas han sido cómplices de estos golpistas y han asistido impasibles a la vulneración de los derechos de más de la mitad de la población catalana! Y aún hay gente que se extraña de que Ciudadanos no deje de subir como la espuma…

Anuncios

El fin de ETA

Tras décadas de delincuencia, esta banda mafiosa de Extorsionadores, Torturadores y Asesinos nos viene ahora con una vomitiva puesta en escena que sólo sirve para revolvernos las tripas aún un poco más…

Ese cínico rollo del “conflicto”, los “dos bandos”, la “lucha armada”, la “negociación”, el “desarme”, el “acercamiento” de los presos, los “observadores internacionales” y toda esa pandilla de palmeros, mamporreros y tontos útiles que les secundan (nacionalistas vascos, podemitas, etc.) simplemente apestan…

Después de casi un millar de asesinatos y varios miles de heridos, no sé como tienen vergüenza siquiera de sacar la cabeza de sus escondrijos ese atajo de asesinos. Sólo espero que Rajoy cumpla por una vez sus palabras y todo este paripé no les sirva para obtener ventaja alguna de la justicia española…

Pero dejando a un lado este numerito reciente de la banda asesina (de lo poco que quedaba ya de ella), me parece un buen momento para recapitular sobre esta lacra terrorista que marcó nuestras vidas durante décadas.

Nunca podré olvidar aquellos años 80 y 90 en Madrid, cuando cada semana esperábamos la explosión de la bomba de turno… No sabíamos dónde, ni el día o la hora, pero lo que era seguro es que el atentado terrorista del “comando Madrid” llegaría. A aquellos años los llamaron “los años de plomo” y los madrileños, los vascos y los españoles en general tuvimos que padecer la orgía de sangre que generó la basura etarra, esos que ahora comparecen en los medios internacionales pretendiendo maquillar su pasado asesino.

En el año que pasé primero como alumno y luego como alférez en la Academia Militar de Caballería de Valladolid, viví en mis carnes las extremas medidas de seguridad que debíamos seguir para protegernos del riesgo de ser objetivo terrorista. En Madrid casi todos escuchamos o anduvimos cerca de alguno de sus cobardes atentados. A mí estuvo a punto de tocarme el que perpetraron contra Aznar en 1995: el coche bomba estaba en la calle José Silva de Madrid, junto a la Clínica Belén, a 20-30 metros de mi oficina en Pan Air Líneas Aéreas. Los cristales de mi despacho saltaron por los aires, pero afortunadamente una media hora antes de mi llegada en moto a la oficina. Quizás aquel día me pudo tocar a mí la china, como a tanta gente inocente que esos mal nacidos asesinaron durante décadas…

Tampoco podré olvidar cómo la iglesia vasca protegió, alentó e incluso ayudó a fundar la banda asesina en las sacristías de muchas iglesias vascas. Durante años hubo demasiados curas cómplices de ETA y en muchos pueblos de la comunidad autónoma vasca hubo familiares de víctimas que tuvieron que enterrar a sus muertos casi a escondidas, porque el cura nacionalista/proetarra de turno les negó hasta una misa a sus feligreses “para no tener problemas”. Eran aquellos años del repugnante “algo habrá hecho”…

No olvidaré el apoyo que la izquierda le prestó durante los primeros años a ETA, especialmente a raíz del asesinato del presidente Carrero Blanco (que tantos aplaudieron) en Diciembre de 1973. En aquellos años los asesinados solían ser guardias civiles, policías, militares y quizás algún empresario, con lo cual a muchos izquierdistas les resbalaban las fechorías etarras. Pero la gente de bien y especialmente los familiares de militares abominábamos de aquella actitud tan farisea y condescendiente…

Los que tenemos una edad recordamos como durante la presidencia de Adolfo Suárez, cada vez que había un tiroteo entre etarras y guardias civiles y algún terrorista resultaba muerto, los nacionalistas vascos, comunistas y socialistas se apresuraban a requerir al ministro del interior para comparecer en el Congreso a dar explicaciones. Si moría un policía, un militar o un guardia civil no les importaba, pero si el muerto era un etarra entonces se echaban las manos a la cabeza…

Pero ETA, en su delirio asesino, amplió sus macabros objetivos y además de servidores de los cuerpos de seguridad y empresarios, empezó a matar a políticos, periodistas y gente de toda condición. Ya nadie estaba a salvo. Y por fin esa parte dormida de la sociedad empezó a despertar. Muy especialmente tras el cruel secuestro y asesinato a sangre fría del joven Miguel Angel Blanco (29 años) en 1997 en Ermua…

En todo este tiempo, se calcula que más de 200.000 vascos, muchos de ellos pequeños y medianos empresarios, acosados y extorsionados económicamente por la mafia etarra, tuvieron que optar por el exilio junto a sus familias, dejándoles el camino expedito a sus paisanos los nacionalistas, que al final se adueñaron de la comunidad, como bien reconocía el cínico de Arzalluz en su famosa frase: “unos mueven el árbol y nosotros recogemos las nueces”…

Ante esta parodia de final del terrorismo, que en realidad fue una derrota en toda regla hace ya años, gracias a la constancia de las fuerzas de seguridad del Estado, de los jueces, de las asociaciones de víctimas y de toda la sociedad española, yo reclamo desde esta humilde tribuna que se sigan investigando los crímenes pendientes, que se condene a sus autores y que todos los etarras cumplan íntegras sus penas. Que ningún asesino reciba premio alguno por dejar de asesinar!

MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA!!!

 

 

La plaga del fundamentalismo islámico

Después de pasar 8 días en Egipto y de comprobar sobre el terreno el grado de islamización del país, el video anterior de Nasser, el que fuera presidente de Egipto hasta 1970, no me hace ninguna gracia…

Y eso que en la actualidad el país está gobernado por un militar (Abdul Fatah al-Sisi), que tras el golpe de estado de 2013 depuso al presidente del gobierno Mohamed Morsi, perteneciente al partido auspiciado por los “Hermanos Musulmanes”.

Morsi había llegado democráticamente al poder, tras 30 años de dictadura militar de Hosni Mubarak. Al principio fue considerado como un islamista moderado, pero pronto trató de aumentar la influencia del islam y de concentrar más poder en su persona, lo que generó las famosas manifestaciones multitudinarias en la plaza Tahir de El Cairo en 2012.

La población exigía vehementemente la dimisión de Morsi y tras su negativa los militares acabaron derrocándolo. A continuación los partidarios de Morsi y de los Hermanos Musulmanes organizaron revueltas, que terminaron con medidas drásticas por parte de las autoridades militares: la disolución de la hermandad, de sus organizaciones satélites y la confiscación de todos sus bienes.

A pesar de todo lo anterior, que teóricamente suponía un freno a la islamización de la República Árabe de Egipto, he sido testigo del grado de influencia que la religión islámica sigue teniendo en el país:

  1. En los 4 vuelos que he realizado con la compañía Egyptair, durante el tiempo de rodadura previo al despegue, por las pantallas del avión emiten rezos islámicos.
  2. Como contraté una tarjeta de teléfono local (de Orange) para poder tener acceso a datos, cada día recibí en el teléfono móvil SMS’s con invitaciones a rezar, frases de Mahoma, del Corán, etc. (gracias a Google translator pude traducir esos extraños mensajes en árabe que me llegaba diariamente).
  3. La práctica totalidad de las mujeres egipcias llevan diferentes tipos de velos, desde el que cubre sólo el pelo hasta el burka.
  4. Los rezos se suceden las 5 veces al día estipuladas. Incluso muchos comerciantes detienen su actividad para ello.

Además, según las estadísticas oficiales de la Organización Mundial de la Salud, Egipto se encuentra entre los países con un mayor porcentaje de mujeres sometidas a la ablación de clítoris. Y es que para los musulmanes el placer sexual femenino es pecado!

No me quiero imaginar qué habría sido del país y de su población si hubieran seguido gobernando los Hermanos Musulmanes estos últimos 5 años… Parece increíble desde una mentalidad occidental que un país haya podido retroceder tanto en medio siglo. Como se puede ver en el vídeo anterior, en 1958 daba risa la sola idea de implantar el uso del velo; Egipto era una país bastante moderno, en el que la religión pintaba mucho menos que ahora y las mujeres vestían como querían.

Y lo malo es que esta extensión de la radicalización islámica a países otrora bastante occidentales, que comenzó en Irán con la revolución de los ayatolás allá por 1979, ha prendido como la pólvora por Africa y Asia, e incluso también, aunque en menor medida, por Europa y Estados Unidos.

Los europeos tardamos siglos en relegar las creencias religiosas al ámbito de lo privado, que es donde deben estar. Afortunadamente en nuestras sociedades laicas y democráticas podemos vivir al margen de religiones, declararnos agnósticos e incluso ateos, sin temer por nuestras vidas. Por contra, en muchos países dominados por esta religión retrógrada, eso no sería posible, ya que podríamos ser condenados a muerte, al igual que si nos declaráramos homosexuales.

Ahora podría sonar a alarmista, pero analizando las proyecciones demográficas, se estima que en unas décadas la religión musulmana será la mayoritaria en el mundo. Y lo que es más preocupante, algún día lo será también en Europa, debido a dos factores:

  1. Los cristianos tienen cada vez menos hijos y llevan una vida poco o nada influenciada por su religión. Es más, el número de personas que fueron bautizadas al nacer pero que en la actualidad se declaran no religiosos, agnósticos o ateos, va en aumento en todos los países.
  2. Los musulmanes tienen un gran número de hijos y basan su existencia en el islam, que condiciona su vida privada e intentan por todos los medios que se lleve también a la vida pública, como ya sucede en tantos estados teocráticos.

La gente de mi edad no lo veremos, pero las generaciones posteriores tendrán que convivir con una situación que se me antoja complicada, y que puede retrotraerles muchos siglos atrás… ¿alguien se puede imaginar que llegue el día en que el partido de los “Hermanos Musulmanes” sea el dominante en Europa y consiga llevar a la práctica “democráticamente” lo que ya sucede en muchas dictaduras islámicas en la actualidad?

Me da pavor que pueda cumplirse ese famoso vaticinio del argelino Ahmed Ben Bella y luego repetido por Gadafi: “conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres y en pocas generaciones convertiremos Europa en Eurabia”…

Por cierto, ya hay quien ha tomado medidas para defenderse de esa amenazante expansión: en 2013 el gobierno de Angola tuvo los arrestos de declarar el islam como secta peligrosa; se prohibió su práctica y se cerraron todas sus mezquitas…

¿Y si ese fuera el camino?

Egipto y la muerte (nuestra compañera inseparable…)

Acabo de regresar de uno de esos viajes que te dejan una huella imborrable para el resto de tu vida: he pasado 8 días recorriendo Egipto, por tierra, agua (crucero por el Nilo) y aire (vuelos locales). Desde esa locura de ciudad que es El Cairo (la mayor urbe del continente africano y de todo el mundo árabe, con 17 millones de habitantes!), hasta los templos de Abu Simbel, más de 1.100 km. al sur, junto a la frontera con Sudán.

Las pirámides y la gran esfinge en Guiza, el Valle de los Reyes, los templos de Luxor, Karnak, Kom Ombo, Edfú, Hatshepsut (la faraona), los colosos de Memnón, el obelisco inacabado, la gran presa de Aswan, el lago Nasser, los poblados nubios, paseos en camello, los amaneceres y atardeceres en el Nilo… y hasta una insoportable tormenta de arena que duró casi 24 horas, son experiencias que recordaré siempre!

Egipto fue la mayor y más antigua civilización mediterránea. Durante más de 30 siglos fue la cultura más desarrollada de la Tierra, con una enorme diferencia sobre las demás, como nunca en la historia ha sucedido. Sus portentosos conocimientos en arquitectura, astronomía o medicina constituían un milagroso adelanto a su tiempo y aún a día de hoy nos parecen sorprendentes (cuando no inexplicables).

Atravesado de norte a sur por el Nilo, su fértil valle y en especial el delta en su desembocadura, son las únicas zonas habitables del país, ya que el 95% de su vasto territorio (más del doble que España) es desierto.

A partir del siglo IV a.C. fue invadido por persas, griegos, romanos y desde el siglo VII d.C. por los árabes, que islamizaron el país y a la mayoría de su población. Tan sólo los coptos (los descendientes de los egipcios originales) mantuvieron su religión cristiana. En la actualidad son poco más del 10% y conviven con la mayoría islamista suní, la religión oficial del país.

Nos hemos pegado un atracón de monumentos, casi todos funerarios, lo que me hizo pensar en escribir un post sobre esta compañera que llevamos con nosotros desde que nacemos: la muerte. Los faraones, desde el mismo día en que llegaban al trono, ordenaban la construcción de sus futuros monumentos funerarios, que tardaban lustros en terminarse. Tenían claro que su reinado iba a durar tan sólo unos años y por ello querían dejar una construcción para la posteridad, algo que les recordara durante siglos, como así ha sido.

Sin embargo en nuestra sociedad de hoy día vivimos permanentemente de espaldas a la muerte. Ya la gente no muere en casa (como hace décadas) sino en asépticos hospitales, para pasar luego a esos funcionales tanatorios. A los niños se les oculta la muerte no sólo de sus mayores, sino de todo tipo de animales. Antiguamente las personas convivían con la muerte, especialmente en los pueblos: cada año se hacía la matanza del cerdo, las gallinas y los conejos se desplumaban/despellejaban en casa, se comían animales procedentes de la caza… Hoy día todos estos animales los vemos en los supermercados ya sin cabeza, piel, plumas, patas, etc. Nada nos recuerda que antes estuvieron vivos y que han tenido que morir para llegar a la tienda.

Vivimos cada vez más desnaturalizados, más alejados de la madre Naturaleza, que se basa en el continuo ciclo de la vida y de la muerte. Esa realidad inexorable de la muerte no le interesa nada a esta sociedad actual anestesiada y carente de valores, basada en el consumismo, en un pretendido progreso basado en el crecimiento económico, en la satisfacción de unas necesidades en la mayoría de los casos inventadas, en la búsqueda permanente de mayores comodidades para conseguir una “pretendida felicidad” basada en lo material. Y todo ello sin reparar en los daños que nuestro modelo de vida causa al planeta… De hecho somos la única especie sobre la Tierra que produce residuos dañinos para sus mares, sus ríos, sus bosques, su suelo, su subsuelo y su atmósfera!

Si tuviéramos más presente la muerte, en especial nuestra propia muerte (de la que nadie vamos a escapar), seríamos consecuentes con lo efímero de nuestra existencia, no caeríamos en el absurdo de dramatizar los pequeños problemas del día a día, ni en el ridículo de vivir por y para acumular dinero, riquezas, títulos o poder. Porque al final, cuando nos llegue la hora de la muerte, nada de eso nos va a servir. Porque la muerte nos igual a todos, nos limpia de envoltorios superficiales y nos pone ante el espejo de la verdad: la única y verdadera valía de cada ser humano es su capacidad de amar y de hacer felices a los que le rodean…

Namasté! 🙏

 

El gran Stephen Hawking

El mundo de la ciencia en general y el de la astrofísica en particular, han despedido a este genio británico, nacido en Oxford en plena II Guerra Mundial (1942). Pero su brillante legado científico (comparado al de celebridades como Copérnico, Galileo, Kepler, Newton o Albert Einstein) quedará ya para la posteridad…

Mucho se ha escrito sobre este gran hombre, al que ya desde hace décadas se le reconoció su inmenso talento y su enorme capacidad de lucha por la supervivencia. No olvidemos que con apenas 21 años fue diagnosticado de ELA y le dieron una esperanza de vida de 2-3 años.

Su caso hace mucho tiempo que dejó sin palabras a la ciencia médica, ya que ha conseguido sobrevivir 55 años a su terrible enfermedad. Su ejemplo ha demostrado con creces que la fuerza de voluntad y las ganas de vivir son esenciales en casos como este (y yo diría que para todo en la vida!). No en vano y a pesar de su estado, no dejó de escribir, de formular teorías y de participar en congresos y conferencias utilizando un sofisticado sintetizador de voz.

Son innumerables los premios recibidos a lo largo de su vida, pero entre tantos reconocimientos yo destacaría la Orden del Imperio Británico que le impuso la Reina de Inglaterra (en 1982) y el Premio Príncipe de Asturias concedido por nuestro país (en 1989). El Nobel de Física fue su asignatura pendiente.

Varios de sus libros de divulgación científica fueron auténticos bestsellers y Hollywood recreó su vida hace apenas 3 años, en la película “La Teoría del Todo”. Su libro más famoso es “Una breve historia del tiempo: del big bang a los agujeros negros”, con más de 10 millones de ejemplares vendidos; ha sido traducido a 40 idiomas y está en el libro Guiness de los Récords por permanecer durante 237 semanas en la lista de libros más vendidos del The Sunday Times.

Stephen Hawking sancionó la Teoría del Big Bang, según la cual hace unos 13.700 millones de años la materia tenía una densidad y una temperatura infinitas, lo que generó una violenta explosión que dio lugar a la creación del Universo. Así se crearon todas las formas de materia y de energía existentes, así como el tiempo y el espacio. Desde aquel primer instante creador, el Universo no ha parado de expandirse, perdiendo por tanto densidad y temperatura.

Siempre me ha llamado mucho la atención que se mida el tiempo del Universo en años terrestres, ya que por entonces no existía la Tierra, que por otra parte no es más que un insignificante planeta que gira alrededor de una insignificante estrella de la Vía Láctea… Quizás por ello sea mejor hablar en años galácticos, como explica mi viejo amigo Javier Gorgas, catedrático de astrofísica de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Astronomía (SEA) desde enero de 2013 hasta diciembre de 2016. Un año galáctico es el tiempo que tarda el Sistema Solar en dar una vuelta alrededor de la galaxia. Equivale a unos 225-250 millones de años terrestres. Eso significa que la Tierra tendría unos 20 años galácticos y el Universo unos 60…

Fueron polémicas sus declaraciones sobre su “ateísmo científico”, ya que según él es incompatible creer en la Ciencia (basada en evidencias) y a la vez creer en la existencia de un Dios (de lo cual no existe evidencia alguna y por ello requiere de fe). Ironizaba con frases como que “el cielo es un cuento de hadas para las personas que tienen miedo a la oscuridad” y afirmaba que las explicaciones científicas sobre el origen del Universo no necesitan de la existencia de ningún Dios, lo que le granjeó numerosas críticas de jerarcas y creyentes de las principales religiones.

A mí siempre me ha parecido igual de pretencioso afirmar la existencia de un Dios que negarlo (por eso me parece más prudente ser agnóstico), pero he de reconocer que con una eminencia como esta merecía la pena hacer una excepción y escuchar sus argumentos con atención.

Ademas Stephen Hawking hizo honor en todo momento a su condición de científico, huyendo de todo dogmatismo y poniendo en cuestión todas las teorías, incluidas las suyas. No en vano, en sus décadas de carrera dedicada a la enseñanza y a la investigación, tuvo la humildad de modificar y de corregir sus postulados y opiniones en varias ocasiones, lo cual le honra y confirma el apelativo de genio que supo ganarse a lo largo de su vida…

Descanse en paz.

 

 

 

 

 

El insulto “fascista”

Estoy harto de escuchar eso de “facha” o fascista desde que era un adolescente; pero el tema ha llegado a cotas insufribles con lo del tedioso tema catalán… Resulta que los fanáticos del secesionismo llaman fascista a todo aquel que se oponga a su fanatismo, cuando en realidad su nacionalismo identitario es lo más parecido a las ideas del fascismo y del nazismo!

Adoptan comportamientos fascistas como el de clasificar a la población en ciudadanos de primera (los nacionalistas) y de segunda (los no nacionalistas); como el de amedrentar e incluso atacar las casas de cualquier personaje público que se declare no nacionalista. Provocan la fractura social enfrentando a vecinos y a familiares a cuenta de su paranoia secesionista. Incluso han llegado a destrozar su economía provocando la salida de miles de empresas, a cuyos dueños por supuesto han calificado de fascistas…

El gobierno de España es para ellos fascista; el PP, el PSOE y Ciudadanos son partidos fascistas por apoyarle; la policía nacional, la guardia civil, los jueces y fiscales, que se limitan a hacer cumplir las leyes (o sea su trabajo) son por supuesto unos fascistas… Hasta un icono de la cultura catalana como Joan Manuel Serrat es ahora tachado de fascista por no comulgar con la secesión!

Hay que ser descerebrados para comportarse como auténticos fascistas y a la vez acusar de fascistas a quienes no lo son, simplemente por defender la legalidad, la Constitución y los derechos democráticos de quienes no desean la ruptura de una parte de España.

Me vienen a la cabeza aquellas sabias palabras de la escritora italiana Oriana Fallaci que decía: “hay dos tipos de fascistas: los fascistas y los antifascistas”. Y es que si algo nos enseñó el siglo XX es que los extremos se tocan y que el fanatismo es un peligro que puede llevar al desastre. Buena prueba de ello es lo que ocurrió en Agosto de 1939, cuando dos fanáticos como Hitler y Stalin se pusieron de acuerdo para invadir Polonia y aquello fue el origen de la II Guerra Mundial. Se suponía que la ideología nazi era anticomunista, pero aquello les dio igual: el fanatismo les unía.

Afortunadamente las ideologías fascista y nazi sucumbieron en 1945 con el final de la II GM y la muerte de sus defensores, Mussolini y Hitler. Pero por desgracia el otro fanatismo, el comunista soviético, perduró hasta la caída del muro de Berlín en 1989 e incluso a día de hoy hay gente en Europa (sobre todo en los países del sur) que sigue defendiendo el comunismo!

Basta echarle un ojo al cuadro siguiente (elaborado en el siglo XX), para comprobar que el comunismo provocó alrededor de 100 millones de muertos, siendo de lejos la ideología más mortífera de la historia:

Captura de pantalla 2017-11-28 a las 23.38.23

Y sin embargo, resulta paradójico que no se use la palabra comunista como un insulto… Mientras que cualquier símbolo nazi o fascista resulta intolerable por lo que representa, aún a día de hoy tenemos que seguir aguantando que se utilicen símbolos comunistas (la hoz y el martillo, el puño en alto, la internacional, etc.) a diario, por parte de algunos políticos, sindicalistas y sus simpatizantes.

Los países del norte de Europa lo tienen muy claro y aborrecen el comunismo, quizás porque tuvieron la amenaza más cerca: en la constitución alemana se prohibieron expresamente los partidos de ideología comunista, al igual que los de ideología nazi; en la famosa serie danesa Borgen, se ponía de manifiesto que nadie en ese país podría llegar a ser político si se descubría que en sus años jóvenes había flirteado con las ideas comunistas (casi igual que en España…). Lo mismo sucede en el resto de países nórdicos o en el Reino Unido, por ejemplo.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, cuando tanto se habla de memoria histórica, creo que nos queda una asignatura pendiente en los países del sur de Europa: el repudio definitivo de la ideología comunista, al igual que se hizo con la ideología fascista hace ya décadas…

 

 

La “sobrevalorada” revolución digital

El pasado jueves tuve el placer de asistir, invitado por la gestora de fondos madrileña Cobas Asset Management, a la conferencia-coloquio que su presidente y CEO, Francisco García Paramés, pronunció en el hotel Alfonso XIII de Sevilla.

El acto estuvo organizado por el IESE con ocasión del inicio del curso 2017-18 de su MBA y contó con la participación estelar de este gallego de 53 años, economista por la universidad Complutense y MBA por el IESE, afincado en Madrid desde hace décadas. Para los que no le conozcan, Francisco García Paramés es famoso a nivel mundial por su brillante carrera como gestor de fondos de inversión de capital riesgo durante los últimos 25 años. Tanto es así que se le conoce como el Warren Buffett español. Hay que decir que Warren Buffett (87 años) es el segundo hombre más rico del planeta detrás de Bill Gates, con una fortuna de más de 75.000 millones de €uros, construida durante décadas gracias a su buen ojo para invertir en bolsa.

Francisco García Paramés es fiel discípulo de Warren Buffett y sigue su misma filosofía “value” de inversión, que consiste en invertir a largo plazo en empresas con una sólida cuenta de explotación, un endeudamiento asumible y sobre todo un precio de mercado atractivo, a ser posible infravalorado; nunca busca inversiones especulativas de corto plazo, sino apostar a largo plazo por inversiones bien seleccionadas, a la espera de que los precios de mercado reflejen los valores reales y se produzcan las plusvalías previstas.

No voy a entrar en los detalles más prolijos de su intervención, pero sí en algo que me llamó poderosamente la atención: Francisco explicó que existe una sobre valoración de lo que llamamos la revolución digital y que mucha gente se cree que el mundo ha cambiado radicalmente en lo que va de siglo y esto no es realmente así. Contó que tan sólo un 2% de las empresas a nivel mundial se han visto de hecho afectadas, o han sido protagonistas de esta revolución. Empresas como Google, Apple, Facebook, Amazon, etc. son sin duda parte de ese pequeño porcentaje. Pero mientras, sectores enteros siguen funcionando sin grandes cambios con respecto a décadas pasadas: banca, eléctricas, petroleras, alimentación, farmacéuticas, constructoras, aseguradoras…

Habló también de las enormes expectativas creadas desde hace ya años acerca del futuro del coche eléctrico. Y con su prudencia gallega volvió a desmontar el mito y explicó que la transición a esta tecnología llevará muchos más años de lo inicialmente previsto. Parece ser que a excepción de Tesla, que ha apostado por un segmento de coches de lujo inalcanzables para la mayoría, el resto de fabricantes de automóviles no cuenta (ni contará a corto-medio plazo) con una tecnología que ofrezca una relación calidad-precio capaz de sustituir a los actuales vehículos de combustión.

Y todo ello me recordó al inicio de mi carrera de económicas allá por 1980, cuando se vaticinaba que a finales del siglo XX o a lo sumo principios del siglo XXI, se acabaría el petróleo y el mundo se vería abocado a enormes y drásticos cambios. Cualquiera que hubiera afirmado en aquel entonces que en 2017 seguiría habiendo petróleo y además con reservas para muchas décadas, habría sido tachado de iluso o incluso de ignorante. Y sin embargo la realidad ha desmontado todas aquellas previsiones, es más, en la actualidad la producción anual de petróleo es un 50% superior a la del año 1980!

En definitiva, pienso que al ser humano en general le encantan las exageraciones y el dramatismo, y eso suele hacernos olvidar que el progreso de la Humanidad a lo largo de la Historia, ha sido un 99,999% Evolución y tan sólo un 0,001% Revolución (mal que les pese a algunos…).