Spain is different

Winston Churchill decía: “algunos cambian de partido para defender sus principios; otros cambian de principios para defender a su partido”. Pues bien, esto es lo que parece estar ocurriéndole a millones de personas en nuestro querido país, aún llamado España…

Todas las fechorías que el gobierno socialcomunista ha perpetrado recientemente para sacar adelante sus presupuestos de 2021, que bien podrían llamarse los presupuestos de la propaganda, del derroche y del sectarismo, deberían remover las entrañas en primer lugar a sus votantes, gracias a los cuales ostentan el poder. Por tanto son ellos los responsables últimos de cuanto está sucediendo en nuestro país.

¿Alguien se imagina que el Reino Unido sacara adelante sus presupuestos con el apoyo del IRA? ¿O Alemania con el apoyo de antiguos terroristas de la Baader Meinhof? ¿O Italia con exconvictos de las Brigadas Rojas? ¿O que Estados Unidos autorizara un partido con el ideario de Al Qaeda y su gobierno federal aceptara recibir su apoyo en el Congreso? Pues eso es exactamente lo que está ocurriendo en España, por obra y gracia de la pareja tóxica que nos gobierna.

¿Alguien es capaz de pensar que una región francesa diera un golpe de estado secesionista y el Presidente de la República los indultara, los blanqueara y se aliara con ellos, tres años después? Y si los bávaros decidieran romper Alemania unilateralmente y después de ser juzgados y condenados, ¿cabe en alguna cabeza que Ángela Merkel les indultara y se aliara con ellos a los tres años de su delito? Evidentemente nadie apostaría por semejante majadería. Y sin embargo, esa aberración es la que está cometiendo el psicópata que tenemos de presidente en España.

¿Pude alguien imaginar que en Alemania se legalizara de nuevo el partido Nazionalsocialista (o en Italia el partido Fascista) y tras ser la cuarta fuerza del país en votos, formara parte de su gobierno? Pues en España su partido equivalente, aquellos que defienden los genocidios comunistas pasados y presentes, gozan de carteras ministeriales y una vicepresidencia del gobierno, gracias a la connivencia del infame Sánchez.

¿Como calificaríamos a un país en el que su gobierno impidiera el uso de su lengua oficial en una parte de su territorio? ¿Alguien se imagina que en una región de Alemania, de Francia, de Italia o del Reino Unido, los niños no pudieran ser escolarizados e incluso se les prohibiera hablar durante el recreo, en alemán, francés, italiano o inglés respectivamente? Pues esa ignominia está sucediendo en varias regiones españolas, con la complicidad del PSOE (y durante años también con la del PP).

Desde luego Fraga fue un auténtico visionario cuando en 1960 acuñó la expresión “Spain is different”. Hace 60 años su intención no era otra que la de promocionar el lado más “exótico” de la Península Ibérica, con el fin de atraer el turismo europeo. Pero ahora se demuestra que tenía razón en la vertiente más negativa de la expresión: España definitivamente es diferente… En pleno siglo XXI no creo que haya ningún país europeo en el que millones de sus ciudadanos pudieran justificar (como ocurre actualmente en nuestro país) las felonías de unos gobernantes tan abyectos, tan miserables y tan despreciables como los que tenemos que padecer los españoles…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s