El “trinazismo”

En España en la actualidad estamos conviviendo con tres tipos diferentes de ideologías que recuerdan tristemente a aquella Alemania nazi de la primera mitad del siglo XX. Pero antes de abordar mi tesis voy a hacer un poco de memoria histórica, esa que tanto les gusta a los socialistas…

Si buscamos “nazismo” en el DRAE, nos da como resultado “nacionalsocialismo”. A continuación, al explorar este término obtenemos: “movimiento político y social del Tercer Reich alemán, de carácter totalitario, pangermanista y racista”.

La formación política liderada por Adolf Hitler que defendía esos postulados se llamaba “Partido Nacionalsocialista Alemán” y con anterioridad “Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán”. Aquella ideología era por tanto una combinación de socialismo con nacionalismo. En Italia había surgido años atrás un movimiento similar denominado “fascismo”, creado por Benito Mussolini, un joven político que había sido miembro destacado del Partido Socialista Italiano…

El otro tipo de socialismo imperante en aquella época era de carácter internacionalista y marxista: el comunismo soviético. Ambos tenían muchas cosas en común: despreciaban los sistemas democráticos parlamentarios, así como la separación de poderes; propugnaban la estatalización de la economía; animaban a la eliminación de toda disidencia mediante el uso de la violencia y ejercían un férreo control policial sobre la población.

Esas dos ideologías fueron las originarias de la Segunda Guerra Mundial, cuando Hitler y Stalin se aliaron para invadir Polonia en 1939 en virtud de su acuerdo secreto: el Pacto Ribbentrop-Mólotov. Se trataba de un pacto de no agresión entre ambos países, a cambio de repartirse buena parte de Europa Central y del Este.

Después de hacer este breve repaso por esas ideologías totalitarias, antidemocráticas, xenófobas, racistas e imperialistas, quiero llegar al caso español del presente y de las últimas décadas, ya que como veremos hay demasiadas similitudes…

1.- El “nazionalismo” vasco es la amenaza más grave que tuvo que padecer España desde antes incluso de la llegada de la democracia. La banda criminal ETA (que yo defino como “Extorsionadores, Torturadores y Asesinos”) sembró el terror con sus cobardes atentados durante décadas, causando cerca de un millar de muertes y miles de heridos, viudas y huérfanos por toda España. Este grupo terrorista tiene una extraña ideología, mezcla de socialismo marxista y de ultranacionalismo xenófobo.

Compartiendo sus fines y beneficiándose de sus crímenes estuvo siempre el Partido Nacionalista Vasco, un partido aparentemente demócrata cristiano, pero que nunca ocultó su ideología pseudonazi: xenófobo, racista, supremacista, expansionista (reclamando Navarra y el país vascofrancés) y con un absoluto desprecio antidemocrático por quienes no comparten sus ideas. El éxodo de decenas de miles de familias vascas prolongado durante décadas, abandonando su tierra vasca para huir del exterminio etarra, provocó una situación de supremacía ad eternum del PNV. Con la “eliminación de facto” de más de cien mil votantes potenciales, el sistema democrático en aquella región quedó definitivamente desequilibrado, cuando no prostituido…

2.- El “nazionalismo” catalán es una amenaza más reciente, aunque lleva latente también décadas. Mientras pudieron robar a manos llenas a los catalanes y al resto de españoles, los “nazionalistas” catalanes no tuvieron problema alguno en participar del sistema. Pero cuando cayó el clan de “los pujolone” y quedaron al descubierto sus vergüenzas, optaron por echarse al monte. Sacaron entonces su lado más nazi: racismo (“los catalanes somos superiores”), ataques constantes al estado de derecho, señalamiento de los no partidarios (al igual que los nazis señalaban a los judíos), eliminación de toda disidencia (usando para ello la enseñanza, los medios de comunicación y la policía autonómica), ansias expansionistas (hacia Baleares y comunidad valenciana)… Todo ello en aras del sagrado objetivo de una supuesta independencia. Y en esa empresa se unieron desde los partidos de la extrema izquierda más radical, hasta los de la tradicional derecha burguesa catalana. Todos unidos por su fantasía secesionista y totalitaria…

3.- El actual gobierno social comunista que tenemos en España posee también, por desgracia, muchas características propias de los regímenes antes mencionados: ataques a la separación de poderes (amordazando al poder judicial mediante una fiscalía partidista), ataques al estado de derecho (a las libertades individuales, a la monarquía y a la soberanía del pueblo español), ataques a la libertad de expresión y de cátedra (ley de memoria histórica), señalamiento de cualquier tipo de disidencia, uso de la violencia contra el oponente (alentada criminalmente desde la vicepresidencia), etc. Su principal objetivo es perpetuarse en el poder a toda costa y para ello no dudan en fomentar la división entre españoles “buenos” (ellos) y “malos” (los demás). Denigran el pasado reciente de España, desde el Franquismo hasta la Transición y para sus mezquinos fines cuentan con el apoyo de toda una suerte de partidos englobados en los dos puntos anteriores: desde los terroristas vascos hasta los golpistas catalanes. Es evidente que todos ellos prefieren un gobierno como el actual, capaz de mercadear con el estado de derecho, con la historia, con el terrorismo, con la monarquía e incluso con la convivencia entre españoles…

Por último quiero denunciar una incongruencia, una mentira que por muchas veces que se repita nunca se convertirá en una verdad: aunque la maquinaria “naziprogre” insista en repetir su insulto preferido una y otra vez, ser de derechas (ya sea conservador o liberal) es incompatible con ser fascista o nazi. Es una auténtica entelequia. Ya he hecho antes un poco de memoria histórica para explicarlo: esos movimientos políticos se autodefinen como SOCIALISTAS (aunque no marxistas) y nacionalistas, para diferenciarse de los SOCIALISTAS marxistas internacionalistas que defienden el comunismo (también denominado “socialismo real”). En definitiva, para participar de cualquiera de esas dos ideologías criminales, es requisito imprescindible ser SOCIALISTA!

Por tanto es de todo punto imposible que una persona de derechas sea fascista o nacionalsocialista, porque el socialismo, con sus connotaciones totalitarias, está en las antípodas de un liberal o de un conservador, que son por definición personas que creen en la democracia, en el estado de derecho y en la separación de poderes…

2 comentarios sobre “El “trinazismo”

  1. Buenísima tu reflexión, lo has clavado. Muy bien explicado. Lástima que haya gente que no piense y recapacite a lo que nos está llevando este gobierno una. Muchas personas opinamos como tú. Esperemos que en las próximas elecciones, si estos que están en el poder no hacen algún trapicheo , se unan los partidos de derechas y encaucemos este guirigay de gobierno que tenemos ahora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s