La memoria histórica selectiva

El primer artículo de la conocida y manida “Ley de la Memoria Histórica” (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre), comienza diciendo lo siguiente:

1.1. “La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.”

Si analizamos el texto anterior, en principio es difícil posicionarse en contra. ¿Quién va a negarse a reconocer a quienes padecieron persecución o violencia por razones políticas, ideológicas, o religiosas durante la Guerra Civil o la Dictadura? ¿Quién puede estar en contra de fomentar la cohesión y la solidaridad entre españoles, así como de suprimir elementos de división entre los ciudadanos? Nadie en su sano juicio pondría objeción alguna a tan nobles propósitos…

Pero transcurridos 11 años desde aquella iniciativa promovida por el infame Zapatero, ya conocemos las intenciones ocultas tras la aprobación de esa ley y hemos podido comprobar que la utilización sectaria de la misma poco tiene que ver con las supuestas intenciones plasmadas en ese artículo 1 que he reproducido anteriormente.

En esta década larga, los partidos de izquierda no han usado la ley para “suprimir elementos de división entre los ciudadanos”, como la ley prescribe, sino todo lo contrario: la han usado para fomentar la división y azuzar viejos odios y rencores…

Todas las informaciones que han salido a la luz hablan de una violencia “unidireccional”, cuando en realidad hubo innumerables actos de persecución y violencia por motivos ideológicos y religiosos, cometidos por las hordas republicanas. Me centraré en estos últimos, perfectamente documentados en libros, periódicos y fotografías de la época, ya que al igual que los talibanes, aquellas bandas de salvajes asesinos se vanagloriaban de los crímenes que cometían. Actos como quemar iglesias, destruir piezas de arte sacro (cuadros, imágenes, retablos, libros sagrados, etc.), violar y matar monjas, torturar y matar a sacerdotes y seminaristas, eran fotografiados y publicados como si se tratara de grandes hazañas…

Los “valientes luchadores” republicanos se ensañaban especialmente con aquellos pacíficos religiosos de ambos sexos, desarmados e indefensos. Pero también muchos laicos sufrieron persecución y violencia por sus creencias religiosas. En ciudades como Madrid, donde destruyeron y saquearon la mayoría de las iglesias, cualquier persona podía ser detenida e incluso ejecutada por el terrible crimen de llevar una cruz o una medalla colgada al cuello…

Voy a dar sólo unos cuantos datos, que bien merecerían ser publicados e incluso estudiados en los colegios, si el propósito de esa Ley de Memoria Histórica fuera realmente noble y no se tratara de una “memoria selectiva”:

  • Durante la Guerra Civil, en la zona bajo control del Frente Popular republicano, fueron asesinados 6.832 religiosos, además de 3.911 seglares y casi 1.000 seminaristas. En muchos de los casos, tras haber sufrido torturas aberrantes. En Madrid, por ejemplo, varios sacerdotes fueron echados vivos a las jaulas de los leones que había en la Casa de Fieras del Parque del Retiro. En Barbastro, el obispo don Florentino Asensio, sufrió severas amputaciones antes de ser asesinado. En Camuñas, Toledo, tres sacerdotes fueron arrojados vivos a un pozo de treinta metros al que se lanzaron después objetos pesados para aplastarlos cuando todavía estaban vivos. Y así podríamos seguir con muchos otros casos de torturas y de ensañamiento.
  • De la cifra de religiosos mencionada anteriormente, 283 eran mojas y novicias, de las cuales 124 fueron violadas antes de ser asesinadas. Aquellos “valientes” republicanos sí que eran “manadas” de violadores y asesinos en serie! Y por cierto, jamás he escuchado a ningún grupo feminista recordar ni homenajear a aquellas mujeres, ni tampoco condenar a sus violadores y asesinos…
  • Pocos años antes, durante la Revolución de Octubre de 1934, en Asturias, fueron torturados y asesinados 34 religiosos. Destruyeron además importantes obras de arte del patrimonio español, sumándose un total de 58 incendios de edificios religiosos.
  • Tres años antes, cuando la II República no había cumplido todavía un mes, entre el 10 y el 13 de mayo de 1931, para protestar contra la inauguración del círculo monárquico de Madrid, la extrema izquierda radical -sobre todo socialistas, comunistas y anarquistas-, desencadenó una oleada de ataques contra religiosos y edificios de la Iglesia. Más de 30 religiosos y empleados de los centros atacados murieron en los disturbios (6 de ellos quemados). Cien edificios fueron destruidos por las llamas –iglesias, bibliotecas, residencias, asilos y colegios de beneficencia- y resultó destruida o dañada una importante parte del patrimonio artístico y cultural que albergaban, entre ellos cuadros, tallas, custodias y los 100.000 libros de la biblioteca de los jesuitas de Madrid.

Además de todos estos crímenes perpetrados por republicanos por motivos religiosos, durante y antes de la Guerra Civil, quiero constatar otra realidad que tuvo lugar una vez terminada la guerra y que se extendió hasta los años 50: los ataques de los maquis. Se trataba de grupos de comunistas que no aceptaron el final de la contienda y siguieron cometiendo asaltos, sabotajes, robos y asesinatos durante más de una década. Según cifras oficiales, la Guardia Civil sufrió 243 muertos y 341 heridos a manos de estos terroristas. Nada de esto parece interesar a los que invocan esa “selectiva memoria histórica”…

Mi abuelo materno (Francisco Pizarro) fue guardia civil antes, durante y después de la guerra, hasta su jubilación. Tuve la suerte de convivir con él hasta los 29 años y por tanto pude escuchar de viva voz sus tristes vivencias relacionadas con los maquis. La más dramática de todas, un ataque que sufrieron su compañero y él durante una noche en la que patrullaban una vía de tren en los años 40, para vigilar que no hubiera sabotajes de los maquis. Aquella noche mi abuelo volvió a nacer, pero su compañero de patrulla fue vilmente asesinado de un disparo. La experiencia de haber estado al borde de la muerte, la de perder a su compañero y tener que velar su cadáver hasta el amanecer, para poder volver al cuartel a dar parte de lo sucedido y pedir ayuda, fue algo que le marcó para el resto de sus días.

Aparte de todos estos recuerdos negativos del pasado, creo que una buena y ecuánime memoria histórica debería incluir también algunos aspectos positivos que tuvo aquel régimen y que por sistema se tratan de ocultar:

  • Terminada la Guerra Civil, Franco antepuso la reconstrucción nacional ante las presiones de Hitler para que España entrara en la II Guerra Mundial. Las negociaciones fueron realmente duras dado que la Alemania nazi había ayudado en gran medida al “bando nacional” durante la guerra y quería cobrarse sus favores. Pero finalmente Franco salió airoso y le ahorró a los españoles más años de sufrimiento. La única concesión que le hizo fue la creación de la División Azul, para que cuantos voluntarios españoles quisieran, pudieran acudir a luchar contra los comunistas al frente ruso. Cuando tenía 18 años tuve la oportunidad de conocer a dos personas (los padres de dos amigos de Madrid), que se habían alistado muy jovencitos, sobre todo para huir del hambre de la postguerra madrileña y también para emular a sus padres, tíos y abuelos que habían luchado en la Guerra Civil. Ambos coincidían en el relato acerca de la extrema dureza de aquella experiencia…
  • España consiguió pasar del hambre de la posguerra a ser en los años 60 la economía que más crecía en el mundo junto a la de Japón; tanto es así que en los años 70 llegamos a ser la 9ª economía mundial, y todo ello sin deuda pública, sin déficit, sin inflación y con un nivel impositivo de menos de la mitad del que soportamos ahora. En ese sentido habría que recordarles a los jóvenes que el IRTP (impuesto sobre el rendimiento del trabajo personal, predecesor del actual IRPF) era del 15% fijo y que no existía el IVA por ejemplo.
  • El régimen tuvo un ministerio de la vivienda (como ahora reclama Podemos) que construyó más de 3 millones de viviendas protegidas.
  • Los sindicatos verticales de la época dieron lugar a la legislación laboral más proteccionista de Europa con diferencia, que por cierto durante la democracia no ha hecho más que menguar. Hay que recordar también que hasta la II República los empleados cobraban sólo una paga extra anual por Navidad y fue Franco quien instauró la obligación de pagar otra paga extra en Julio (conmemorativa del “Alzamiento Nacional”). Por cierto, jamás he escuchado protestar a los sindicalistas contra todos esos derechos franquistas, ni exigir su derogación…
  • Se creó un enorme holding de empresas estatales (como ahora reclama Podemos), muchas de ellas bajo la dirección del INI (Instituto Nacional de Industria) y otras directamente como empresas públicas. De la larga lista caben destacar: Iberia, Aviaco, CASA, RENFE, SEAT, Telefónica, Tabacalera, CAMPSA, ENDESA, Hunosa, etc., etc., que dieron empleo a millones de trabajadores.
  • Las ingentes obras hidráulicas llevadas a cabo durante décadas incrementaron en más de un 1.000% la capacidad de agua embalsada de nuestro país. Las extensiones de terreno dedicadas a la agricultura de regadío crecieron como nunca antes. No hay que olvidar que aún a día de hoy, nuestros agricultores y los grifos de nuestras casas se siguen beneficiando de todas aquellas obras de ingeniería.
  • La Seguridad Social, así como una buena parte de los hospitales de referencia fueron también obra del Franquismo: La Paz, el 12 de Octubre, el Gregorio Marañón y el Ramón y Cajal en Madrid; la Fé de Valencia, el Valle de Hebrón y el universitario de Bellvitge en Barcelona, la clínica universitaria de Navarra y tantos otros menos conocidos, siguen prestando servicios médicos a los españoles a día de hoy.
  • La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) fue también otra creación del Franquismo, aunque nadie quiera recordarlo…

Y así podríamos seguir la lista de logros de aquel régimen que, aunque no fuera democrático y aunque estuviera instalado en las antiguas creencias católicas y machistas, la Historia también debería de reconocerle cuantas cosas buenas consiguió. Entre ellas yo destacaría dos como las más importantes:

  1. El progreso económico y social que generó una importante clase media de familias españolas.
  2. La superación de las heridas de la Guerra Civil y la reconciliación nacional.

La combinación de ambos factores pudo dar lugar a la Transición a la Democracia, a partir de la muerte de Franco, capitaneada precisamente por personas que prefirieron el cambio, en lugar de tratar de perpetuar el régimen franquista…

Quizás sea esto algo que la izquierda nunca pueda superar: que finalmente fueran los postfranquistas los que trajeran la democracia. Y de ahí su afán durante los últimos 44 años por reescribir la historia….

Imagino que el hecho de que Franco muriera de viejo, en un hospital público (La Paz), que él mismo había inaugurado años atrás, tampoco les ayuda… pero la Historia es la que es, por mucho que la quieran tergiversar!

Por cierto, algún día escribiré sobre las mentiras que se cuentan ahora sobre el Valle de los Caídos, de cuya construcción tengo buena información de primera mano contada por mi abuelo. Sólo un dato: los beneficios de reducción de pena por el trabajo eran tan atractivos para los presos, que había lista de espera para poder salir de las cárceles y apuntarse como trabajadores en su construcción… jamás hubo necesidad de obligar a nadie a acudir allí a trabajar, junto a una buena parte de albañiles y técnicos profesionales libres que también trabajaron en la obra.

Terminaré diciendo que la aberración y el sectarismo al aplicar esa ley (a la que deberíamos llamar “Ley de la Mentira Histórica”) es de tal calibre, que se han producido varios casos en los que tras excavar fosas comunes, se ha descubierto que los cadáveres eran del “bando nacional” asesinados a manos del “bando republicano”! Pues bien, a esos casos se les ha dado la mínima atención mediática, cuando no han sido directamente silenciados:

https://gaceta.es/espana/abren-fosa-achacada-represion-franquista-encuentran-soldados-nacionales-22062017-1934-20170626-1037/

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s