La “pederastia psicológica”

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define pederastia como “inclinación erótica hacia los niños” y también como “abuso sexual cometido con niños”.

Para este post voy a tomarme la licencia de eliminar el matiz erótico/sexual para añadirle el psicológico, al objeto de denunciar unos comportamientos ya enquistados en nuestra sociedad y a los que creo que no les hemos sabido dar la importancia que merecen. La pederastia psicológica es para mi el “abuso psicológico cometido con niños”, algo tan grave como pueda ser el maltrato psicológico, al que sí que estamos acostumbrados a denunciar (como violencia de género, como mobbing laboral, bullying escolar, etc.).

Hoy en día está muy extendida la idea de que a los niños ni siquiera hay que orientarles en el terreno sexual, para que sean ellos los que libremente opten por ser heterosexuales, homosexuales, lesbianas, bisexuales o transexuales. Pero a la vez se da el contrasentido de aceptar que a los niños sí se les oriente en otras materias que están al margen de la formación académica: religión, ideología política…

Cuando esa orientación viene del ámbito familiar, es algo contra lo que no podemos luchar, ya que son los padres los responsables de educar a sus hijos y por tanto son muy libres de acometer su tarea educativa de la forma que estimen oportuna. A nadie le enseñan a ser padre, así que cada uno lo hace lo mejor que puede y sabe, ignorando muchas veces que está cometiendo errores que algún día le pasarán factura a su hijo… Por eso hay padres que deciden hacer socio del Madrid o del Betis a su bebé recién nacido, otros que optan por inculcar a sus hijos ideas religiosas desde que empiezan a hablar, los hay que adoctrinan a los niños ideológicamente (lucha de clases, nacionalismo, etc.) e incluso que acuden a manifestaciones políticas con ellos!

En estos días de tumulto en Cataluña con ocasión del golpe de estado llevado a cabo por el gobierno catalán y parte de su parlamento, hemos sido testigos de esta pederastia psicológica que ahora denuncio, llevada a cabo por multitud de padres en las calles. Pero lo más aberrante ha sido asistir al uso y al abuso de los niños que han perpetrado profesores y colegios enteros. Utilizar a menores de edad para apoyar comportamientos delictivos de sus gobernantes es puro fanatismo rayano en el fascismo. Esas imágenes de niños de todas las edades adoctrinados por sus profesores sin el menor pudor, me recordaba al nazismo…

IMG_2020

Hemos asistido perplejos a la manipulación llevada a cabo en muchos colegios, en los que se ha envenenado el cerebro de los niños. Se les ha inculcado el odio hacia sus vecinos y compañeros no nacionalistas, hacia el resto de españoles, hacia España y sus símbolos, hacia los miembros de las fuerzas de seguridad… Yo me pregunto: si condenamos un simple tocamiento a los genitales de un niño por parte de un adulto y aceptamos que se le aplique un castigo severo, ¿por qué no reaccionamos ante la profanación de sus mentes indefensas? Con el agravante de que se trata de un adoctrinamiento en masa y prolongado durante años! ¿No estamos ante un gravísimo delito continuado?

Después de 35 años de tolerancia con los nacionalismos se ha demostrado el gran error que desde el principio de la democracia se cometió: jamás se debería haber permitido la transferencia de la competencia de educación a las comunidades autónomas. Desde que se produjo, los niños españoles dejaron de ser iguales y pasaron a depender del grado de fanatismo que imperara en su región de escolarización. Los nacionalistas se han valido de esa competencia para educar durante más de 3 décadas a varias generaciones de niños en el odio a España y a todo lo español. Las inmersiones lingüísticas llevadas a cabo en muchas regiones han servido para arrinconar el idioma español común, el castellano, imponiendo el uso de las lenguas regionales en la vida pública, en sus televisiones locales, en colegios y universidades, en la sanidad pública, en las oposiciones a funcionarios, etc. con la consiguiente discriminación hacia los que son sólo castellanohablantes. ¿Es justo que un catalán, un gallego o un vasco puedan presentarse a unas oposiciones en Madrid o en Andalucía mientras que un madrileño o un andaluz no puedan hacerlo en las comunidades catalana, gallega o vasca? La triste realidad, como escribí en un post anterior, es que los nacionalistas han convertido sus lenguas locales en “armas de incomunicación masiva”, en muros divisorios para separar a quienes hablan su lengua regional de quienes no la conocen…

Una mentira no se convierte en verdad por mucho que se repita. Del mismo modo, una injusticia que atenta contra la igualdad entre españoles (recogida en la Constitución), no deja de serlo por muchos años que pasen… De esta situación son responsables los gobiernos del PSOE y del PP que durante 35 años alimentaron el monstruo del nacionalismo excluyente y sectario. De aquellos polvos tenemos ahora estos lodos. Espero que algún día llegue a la escena política alguien que sea capaz de recuperar la cordura y de liderar un cambio constitucional, con el apoyo mayoritario de la sociedad española, que ponga fin a los privilegios de estos nacionalismos casposos, anacrónicos y aldeanos que sólo sirven para enfrentar, para dividir y para obtener ventajas económicas con respecto al resto de regiones españolas…

IMG_2022

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s