¿Bilingüismo o “arma de incomunicación masiva”?

Una lengua es un sistema de comunicación verbal y/o escrito de una comunidad humana. Es una herramienta básica y consustancial al ser humano; su uso nos permite vivir en sociedad e interactuar entre nosotros. Como en el Mundo hay personas que hablan otras lenguas, se supone que cuantas más conozcamos mejor será nuestra capacidad para comunicarnos con ellas. Por ese motivo, cada vez es más habitual que en los colegios se enseñe a los niños una segunda lengua desde pequeños, que les sirva para poder comunicarse con más personas cuando sean adultos.

Camilo José Cela afirmaba, en base a la proyección demográfica del número de hablantes, que dentro de unos siglos en el Mundo sólo se hablarán 3 idiomas: el chino, el español y el inglés, por este orden. No se si acertará en su previsión; quizás haya que añadir el árabe (por cierto, cómo me gustaría conocer la opinión de este grande de España, sin pelos en la lengua, acerca de la islamización de Europa…), pero lo que parece bastante probable es que las otras cinco lenguas que en la actualidad tienen más de cien millones de hablantes (portugués, ruso, japonés, hindi y bengalí) se convertirán en residuales; por no hablar del francés o el alemán, que sin llegar a esa cifra son consideradas hasta hoy como “importantes”…

Según el diccionario de la RAE, bilingüismo significa “uso habitual de dos lenguas en una misma región o por una misma persona”. Por tanto, ser bilingüe es en principio una ventaja, puesto que con ello se amplía el número de personas con las que comunicarse. Reconozco que envidio a esas personas que desde pequeños hablan inglés igual que el español, ya que gracias a eso pueden desenvolverse con más soltura por el mundo, optar a mejores puestos de trabajo, etc. Yo tuve la “desgracia” de estudiar francés en el colegio y al terminar la carrera me costó años de esfuerzo conseguir un buen nivel de inglés, imprescindible para mi desempeño profesional…

Pero lamentablemente hay un segundo tipo de bilingüismo, que no se basa en estos aspectos prácticos descritos anteriormente. Me estoy refiriendo a ese bilingüismo impuesto por razones políticas y usado en multitud de ocasiones con fines perversos: en lugar de servir para comunicarse mejor se usa para establecer barreras, diferenciación e incomunicación entre las personas. Así nos podemos encontrar con situaciones tan absurdas como por ejemplo:

  • que después de cada partido de futbol del Barcelona, en la rueda de prensa los periodistas catalanes le pregunten al entrenador (antes Luis Enrique, asturiano y ahora Valverde, extremeño) en catalán, para que un traductor les tenga que traducir la pregunta, cuando en realidad podrían hacérsela en español y evitarse ese estúpido numerito,
  • que muchos políticos catalanes, vascos y gallegos se empeñen en hablar en sus lenguas regionales en el Senado, exigiendo que se les traduzca, con el coste de personal (traductores) que ello implica para el contribuyente,
  • que cualquier profesional catalán, gallego o vasco pueda presentarse a unas oposiciones en el resto de España, mientras que la gente del resto de España no puede hacerlo en esos territorios, puesto que el conocimiento del idioma local se puntúa más que los méritos académicos y los años de experiencia para el puesto,
  • y ya el colmo de la estupidez se produjo tras los recientes atentados de Cataluña: desde todos los países mandaron enviados especiales a cubrir la noticia, seleccionando para ello a los que sabían hablar español, pero al llegar a Barcelona se encontraron con que toda la información la dieron en catalán! Evidentemente los primeros que hicieron el ridículo fueron los propios catalanes, llegando hasta ese extremo de utilizar su lengua local como “arma de incomunicación masiva”…

Lamentablemente en España estamos ya tan acostumbrados a estos desprecios y a esta falta de educación, que parece que hay que convivir con ello, pero afortunadamente los periodistas extranjeros denunciaron la situación, por estúpida y por absurda. A continuación dejo un link que recoge la queja de un periodista holandés al respecto:

http://www.elmundo.es/espana/2017/08/29/59a47754e2704e9b068b4718.html

Por cierto, trabajé durante muchos años para una compañía multinacional (TNT) cuya sede estaba a las afueras de Amsterdam, a donde me tocó viajar con regularidad, y he de decir que prácticamente todos los holandeses hablan un buen inglés. A pesar de que su idioma lo hablan unos 23 millones de personas en el Mundo, son conscientes de que no les sirve para mucho… a diferencia de los menos de tres millones de catalanohablantes, que aún no se han enterado del tema.

 

Anuncios

Un comentario sobre “¿Bilingüismo o “arma de incomunicación masiva”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s