Las teorías conspiratorias

La imaginación es lo que diferencia al homo sapiens del resto de los seres inteligentes del planeta. Esta cualidad, cuando se pone al servicio de la ciencia o del arte, nos lleva a alcanzar logros que quedan para las generaciones futuras.

El problema viene cuando se le da rienda suelta a la imaginación sin rigor alguno y se acaba degenerando en “creencias” que carecen del más mínimo fundamento. Así llegamos a las supersticiones y como no, a las teorías conspiratorias. A lo largo de mi vida he escuchado todo tipo de ellas, provenientes siempre de personas que anteponen su “libre imaginación” al sentido común.

Un científico nunca opina, sino que propone teorías, las evalúa, las comprueba siguiendo criterios objetivos y sólo cuando quedan probadas las expone a sus colegas. Una cualidad esencial del científico es la humildad: no creerse nunca en posesión de la verdad absoluta y estar abierto a la posibilidad de que cualquier otro científico le demuestre que existe una teoría mejor.

El conspirador sin embargo es alguien que no atiende a razones. Tiene sus ideas “muy claras” (según él), aunque no exista la menor evidencia que las soporte; y no está dispuesto a escuchar argumentos que puedan atentar contra “sus certezas”. Para este tipo de personas, todo aquel que prefiera hacer caso al sentido común y no creerse aquello que no está demostrado, es gente “ignorante” o “poco evolucionada” a diferencia de ellos, que son los “iluminados por el conocimiento”…

Normalmente cada teoría conspiratoria va asociada a una ideología:

  • Por ejemplo algunos antiamericanos son capaces de defender la teoría de que el Apolo 11 nunca llegó a la luna y que todo fue un montaje! Da igual que lo hayan visto mil veces en televisión despegando sobre el cohete Saturno desde la base de cabo Cañaveral, o que hayan visto caer la cápsula al mar con sus tripulantes de vuelta a la Tierra. Afirman que fue un engaño propio de la guerra fría, pero no se paran a pensar que la URSS jamás puso en duda ni esa ni las seis siguientes expediciones norteamericanas a la luna (de las cuales una fracasó) efectuadas dentro del programa espacial Apolo… De sobra sabían los servicios secretos soviéticos que aquella carrera espacial en la que ellos empezaron aventajando a los americanos con el lanzamiento del Sputnik 1 (en 1957), y con sondas no tripuladas a la Luna, Venus y Marte, al final la perdieron en Julio de 1969 cuando Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar la superficie lunar. Es más, la última misión del Apolo en el verano de 1975, la llevaron a cabo conjuntamente entre la NASA y la URSS…
  • Hay defensores del terrorismo yihadista que caen en sus propias contradicciones: por un lado se alegran de los atentados contra Occidente y por otro los niegan, llegando a afirmar que son inventos para atemorizar a las masas. He llegado a escuchar la teoría conspiranoica de que las Torres Gemelas no las derrumbaron los atentados del 11-S… Da igual que se retransmitieran las colisiones de los dos aviones en directo y todo lo sucedido a continuación; da igual también que Bin Laden y sus secuaces se atribuyeran con orgullo los atentados…
  • Para muchos neonazis, el holocausto llevado a cabo por Hitler en la II Guerra Mundial es un invento. Para sus cortas mentes aquello no sucedió, aunque hayan quedado para la posteridad los campos de exterminio y las fotos de los pocos supervivientes liberados (al borde de la muerte) de aquella crueldad…
  • Para los judíos ortodoxos, nada que no esté escrito en la Biblia puede ser cierto. Por ese motivo niegan la existencia de los dinosaurios, a pesar de que el mundo entero esté lleno de museos de Ciencias con los centenares de esqueletos recuperados de entre los hielos y bajo la tierra. La teoría de la evolución de Darwin, comprobada y demostrada hasta la saciedad por los científicos naturalistas, es un engaño que nunca hará tambalear sus creencias fundamentalistas en lo narrado por el Génesis…
  • Los creyentes en las religiones que “venden” una vida más allá de la muerte, así como los enamorados de lo esotérico, de los espíritus y de los fantasmas, tienen tantas ganas de creer en ello, que no les hace falta mucho más. Da igual que vean que toda la vida que conocemos en la Tierra esté sometida al proceso de nacimiento-crecimiento-muerte. Según ellos el homo sapiens tiene la gran suerte de disponer de otra vida más allá de la muerte, a diferencia de sus vecinos de planeta. Porque hasta ahora no he oído a nadie hablar de la resurrección de los monos, de la ascensión a los cielos de los perros y gatos, o de la vida futura de los escarabajos… No me olvido tampoco de los que otorgan “poderes milagrosos” a estampitas, medallitas, rezos, etc.
  • Aquellos deseosos de que exista vida extraterrestre no pueden esperar a que se confirme algún caso con un mínimo de rigor. Los propios astrónomos nunca han negado su existencia, es más, afirman que estadísticamente, entre tantos miles de millones de estrellas y de planetas, hay una altísima probabilidad de que exista! Pero a continuación nos explican que lo que resulta prácticamente imposible es que podamos contactar con seres de otras galaxias, debido a las gigantescas distancias espacio-temporales. Lamentablemente, lo más probable es que cuando alguna civilización extraterrestre visite la Tierra, la nuestra lleve ya miles o millones de años extinguida. Por cierto, la ciencia tiene comprobados más del 99% de supuestos fenómenos OVNI, pero lógicamente los conspiranoicos del tema se agarran al 1% restante, no van a desfallecer porque “tan sólo” el 99% de los casos resulten falsos (y el 1 restante esté por demostrar, lo que no implica necesariamente que tengan que ser verdaderos!)…
  • Los anticapitalistas y antisistema suelen poner en entredicho prácticamente todo, ya que disponen de teorías conspiranoicas para casi todo. Me da mucha pereza entrar más en detalle, pero seguro que la mayoría habrá oído hablar de su retahíla de males del capitalismo, eso sí, sin aportar ninguna alternativa creíble! Porque si algo nos ha demostrado la historia es que, con todos sus defectos, el capitalismo y el liberalismo económico no tienen ninguna alternativa que no pase por la eliminación de las libertades individuales y la imposición de regímenes estatalistas autoritarios (tanto los regímenes fascistas como los comunistas del s. XX nos deberían de servir de lección para no volver a caer en ellos…). Es obvio que el mundo evoluciona y que los retos de la ecología y del calentamiento global deben de obligarnos a emprender las reformas necesarias para salvaguardar el futuro del planeta. Y es que no hace falta ser antisistema para ser ecologista…
  • Muchos defensores de las terapias naturales, hacen de ello una bandera para arremeter contra los avances médicos y farmacéuticos. Algunos han llegado incluso a negarse a vacunar a sus hijos y ya hemos visto como han terminado varios casos… Otros llegan a creerse cualquier teoría por peregrina que pueda parecer: desde que el limón es miles de veces mejor para luchar contra el cáncer que la quimioterapia, a que el agua de mar podría ser sustitutivo del plasma sanguíneo… Nuevamente, a este tipo de gente les da igual que las estadísticas demuestren que las sociedades con la medicina más avanzada dota a sus ciudadanos de mayor calidad y esperanza de vida que las sociedades que no disponen de ella. Por cierto, conocí un caso cercano de una mujer sevillana casada con un senegalés que viajaba cada año a África. Pues bien, fiel a sus principios se negaba a vacunarse hasta que un verano se contagió de malaria… y menos mal que ahí estuvo la medicina tradicional para salvarle la vida (que ella puso en grave riesgo por negarse a vacunarse!)…

Seguramente me dejo más tipos de conspiradores y de conspiranoicos, pero creo que con esto es más que suficiente.

En definitiva, en este mundo de Internet donde abundan la información y la desinformación, es necesario contrastar, analizar si detrás de una noticia puede haber intereses o ideologías que les lleven a tergiversar la realidad… Pero de ahí a ponerlo todo en entredicho, a creer que todo tiene explicaciones oscuras y a defender alternativas conspiranoicas que atentan contra el más mínimo sentido común… va un trecho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s