Pago impuestos, luego existo…

El filósofo racionalista Descartes en su Discurso del Método decía aquello de “je pense, donc je suis”, frase que se hizo famosa en su versión latina: “cogito ergo sum”, es decir, “pienso, luego existo”.

Esa sentencia quizás sea irrefutable aplicada a un filósofo, pero desgraciadamente para el común de los mortales eso de pensar es un lujo que muy pocos se suelen permitir… Sin embargo hay algo de lo que nadie se escapa a lo largo de toda su existencia, ya sea inteligente, necio o medio pensionista: pagar impuestos!

Los impuestos, al igual que la muerte, son las únicas dos cosas a las que ningún ser humano podrá escapar: desde el primer pañal del recién nacido hasta la caja de pino del recién fallecido llevan su IVA correspondiente. Y entre medias, cada uno de los días de nuestra existencia, desde que nos levantamos cada mañana y encendemos la luz o abrimos el grifo del agua caliente comenzamos a pagar impuestos (devengamos el IVA de las facturas de las compañías suministradoras de electricidad, agua y gas), algo que no dejamos de hacer hasta que nos vamos a la cama por la noche…

Este desfalco impositivo al que los políticos nos someten, es asumido por los individuos de las sociedades occidentales con resignación… Nadie se revela, es más, todavía hay partidos políticos que propugnan que se incremente! Pero si es que los impuestos en España no han hecho más que subir!!! Analicemos el caso del tipo general del IVA:

  • El gobierno de Felipe Gonzalez (PSOE) lo establece en el 12% en Enero de 1986.
  • Los socialistas lo suben al 13% en Enero de 1992.
  • El gobierno socialista lo vuelve a subir al 15% en Agosto de 1992.
  • Nuevamente los socialistas encabezados por Felipe González lo incrementan hasta el 16% en Enero de 1995.
  • Después de 15 años de tregua, en Julio de 2010 otro gobierno socialista, esta vez el de Zapatero, lo sube tres puntos de golpe, hasta el 18%.
  • El gobierno de Mariano Rajoy (PP), en Septiembre de 2012 lo sube otros tres puntos más, hasta el 21% actual.

Los 9 puntos de incremento de este impuesto en poco más de 25 años, en los que pasó del 12% al 21%, representan nada menos que una SUBIDA DEL 75%!!!

Si hiciéramos la misma revisión histórica con el resto de impuestos veríamos que la mayoría de ellos han seguido la misma senda en las últimas décadas: una subida escandalosa!

Según recientes estadísticas de la OCDE, como promedio el 39,5% del coste salarial de los trabajadores españoles se lo llevan entre el IRPF y la Seguridad Social. Si al 60,5% restante le descontamos los impuestos locales (IBI, impuesto sobre vehículos, etc.), el 21% del IVA de la mayoría de lo que consumimos (el 10% en el caso de la comida), algo más del 100% que pagamos de impuestos cada vez que llenamos el depósito del coche (impuesto especial de hidrocarburos más el IVA), etc., llegaremos a la conclusión de que bastante más de la mitad del dinero que generamos con nuestro trabajo va a parar a las arcas públicas… Y encima tenemos unas cifras de déficit y de deuda pública astronómicas!!! (esto ya será objeto de otro análisis en un próximo post…).

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s