La Pareja ni se elige, ni se busca, ni se encuentra… La Pareja se construye día a día!

Hace ya casi 20 años que tuve la experiencia de criar una camada de perros: cruzamos a Mara, mi hembra de Rottweiler y parió 10 preciosos cachorros. Cuando nacieron todos nos parecían iguales, era prácticamente imposible diferenciarlos!

Los pusimos a la venta y pasadas las ocho primeras semanas empezaron a llegar compradores para elegir a su cachorro… Y les ocurrió lo mismo que a nosotros durante los primeros días: los veían iguales y les costaba un montón decidirse. Al final, después de muchas dudas, elegían uno más bien basándose en el sexo deseado y se marchaban a casa con mucha ilusión, pero sin ninguna certeza de haber elegido al mejor, al más sano o al más bonito.

Pero sorprendentemente, unos meses después, cuando tuvimos que quedar con cada dueño para darle el pedigree, la historia se repetía sin variación: todos estaban convencidos de que se habían llevado al mejor y al más bonito. Habían transcurrido apenas tres o cuatro meses, pero las experiencias compartidas y el cariño que le habían dado y que habían recibido de su cachorro era tal, que ya por nada del mundo serían capaces de cambiarlo por otro!

Yo pienso en la relación de pareja como algo parecido: puede que cuando esté single haya muchas mujeres que me resulten atractivas, pero cuando empiezo una relación seria, cuando veo que esa atracción inicial se va convirtiendo en complicidad, en un vínculo afectivo sólido; cuando se van acumulando experiencias compartidas (culturales, gastronómicas, sexuales, vacaciones, viajes, etc.) y soy consciente de que compartimos un proyecto de vida en común sin fecha de caducidad… entonces dejan de existir el resto de las mujeres, incluso el resto del mundo. Porque mi mundo se convierte en un mundo de dos: dos seres que se complementan y que se aportan, que se motivan y se apoyan, que creen y confían el uno en el otro, que se entregan su cariño a diario… en definitiva, que apuestan cada día por construir ese vínculo maravilloso que es La Pareja con mayúsculas.

En esa concepción que tengo de La Pareja no caben los sucedáneos: es todo o nada; crecer o decrecer, construir o destruir. Es lógico que una pareja pase por altibajos e incluso por períodos de crisis, pero si se trata de un vínculo sólido y los dos tienen claro por encima de todo que quieren seguir unidos, cada una de esas etapas debe considerarse un aprendizaje más, seguramente necesario para esa construcción y ese afianzamiento de la relación.

Puede que muchos de mis seres más cercanos, que saben que he pasado por dos matrimonios y varias relaciones más, incluso se rían al leer lo que acabo de escribir. Pero no me importa nada! Como decía el filósofo “yo soy yo y mis circunstancias”; y como decía Thomas Alba Edison: “no considero que haya fracasado cientos de veces hasta llegar a mi objetivo, simplemente descubrí muchas maneras que no funcionaban…”

Me despido con una romántica estrofa del gran Sabina, que le viene que ni pintada a este post: “que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel…”

 

Anuncios

Un comentario sobre “La Pareja ni se elige, ni se busca, ni se encuentra… La Pareja se construye día a día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s